Una buena apariencia estética juega un papel fundamental en las sociedades actuales. La salud bucodental es, posiblemente, uno de los elementos clave para conseguir proyectar una imagen y una salud cuidadas y equilibradas.

La sociedad del siglo XXI es eminentemente visual, la forma de pensar que se tiene sobre algo o sobre alguien debe pasar un primer filtro estético para que esta opinión sea positiva. Una apariencia elegante, atractiva, cuidada y aseada servirá como eficaz tarjeta de presentación y abrirá las puertas en los negocios y el trato social en general será más positivo. En cambio, todo lo contrario, aportará en el trato inseguridad, desconfianza y no permitirá una relación afectiva o profesional, en primer término.

Es fundamental, por tanto, mantener una correcta higiene bucodental, uno de los más llamativos lugares del cuerpo para aquellos con los que se comienza algún tipo de trato. La apariencia y salud de la boca y los dientes es fundamental para mantener un aspecto estético atractivo en su conjunto, además de cerrar el paso a innumerables enfermedades. En el artículo se ofrecen algunos consejos para cuidar esta parte fundamental de nuestro aspecto físico.

Consejos para tener una salud bucodental de hierro

Estos consejos se pueden dividir en dos apartados bien diferenciados. Por una parte, todo aquello que personalmente y en el hogar se puede hacer para mantener la salud en los dientes y en la boca y, por otro lado, que ofrecen los especialistas para este fin.

Son las dos estrategias básicas con las que toda persona logrará tener una salud bucodental de hierro. Lo que significa que su salud a nivel interno se verá fortalecida y las relaciones humanas se verán potenciadas, y, sobre todo, el factor seguridad y confianza en uno mismo. Las personas con unos dientes bonitos, limpios, bien formados y aliento fresco se sienten mejor consigo mismos, lo que aporta un alto grado de felicidad y calidad de vida.

La salud bucodental en casa

Es en casa donde de debe mantener un cuidado diario. El mantener una boca siempre limpia es fundamental, para ello se requiere el uso de un cepillo eléctrico o manual. Pero si se quiere profundizar en esta limpieza, se necesita un irrigador dental, como los que se encuentran en la dirección web: irrigadordental.shop, la tienda especializada en estos aparatos.

Con el uso de un irrigador se consigue aumentar la reducción de la placa, reducir el nivel de inflamación, cuidar mejor de la salud bucodental cuando se tienen aparatos de ortodoncia, coronas o implantes. Así mismo, proporciona mayor sensación de limpieza e incentiva a los niños al limpiado de los dientes.

Y es que, aunque la base de una buena higiene dental es el cepillado de los dientes, no es suficiente. Los irrigadores dentales ofrecen una limpieza adicional de higiene muy beneficiosa para la salud.

Otras medidas que se deben tener en cuenta puede ser comer una manzana después de cada comida, usar hilo dental, utilizar flúor (una vez al día), cepillarse los dientes recién levantados cada mañana, no consumir bebidas azucaradas, reducir la ingesta de café, vino tinto, chocolate… Y, por supuesto, acudir periódicamente a un profesional de la salud bucodental.

La salud bucodental a manos de profesionales

Es una obligación la visita a una clínica odontológica cada cierto tiempo para que un profesional asegure que se tiene una buena salud en la boca y en los dientes. Puede ser que se padezca alguna deficiencia o problema, ya sea por genética, golpe, mala higiene… para cada caso concreto existe una especialización. Saber cuáles son estos profesionales especializados favorecerá la elección de la visita.

El odontólogo

Es, posiblemente el más popular, su función es la de realizar actividades de prevención, diagnóstico y tratamiento de la boca, pero también de la promoción para una correcta salud de esta parte del cuerpo humano. Su dedicación es casi exclusivamente a los dientes.

El odontopediatra

El ortodoncista infantil es el especialista que se enfoca en el tratamiento y cuidado de la salud oral de los más pequeños. Supervisa el desarrollo de los dientes durante las primeras etapas, previos a la llegada adulta, por lo que también incluye la etapa adolescente. La realización de su trabajo obliga a estos profesionales a colaborar estrecha y habitualmente con pediatras, médicos de familia, y otros especialistas para conseguir una imagen más global de los pacientes que tratan.

El endodoncista

Una especialización bastante más específica, ya que se encarga de la patología de la pulpa dental y de los tejidos perirradiculares.

Cirujano maxilofacia

En este caso, se trata de diagnosticar, tratar y rehabilitar patologías faciales y bucales a partir de cirugía (extracción de dientes y cirugía facial reconstructiva).

Ortodoncista

Este profesional trabajará sobre todo lo concerniente a la mejora de las anomalías de forma, posición y función de las estructuras dentales.

Periodoncista

El diagnóstico y tratamiento de las enfermedades periodontales (encías y otros tejidos blandos) es su ámbito de actuación.

Prostodoncista

También conocido como rehabilitador oral, su oficio es devolver tanto la función como la anatomía, la fonación como la estética final a la boca, cuando esta se encuentra alterada por la pérdida de los dientes.