Casa Olga (Pontevedra)

Empezamos en Casa Olga en Pontevedra en donde la langosta y la empanada de zamburiñas están para chuparse los dedos. Ubicado en La Guardia, este restaurante, regentado por una mujer de 83 años llamada Olga, ofrece a sus clientes mariscos y pescados de la zona, como langosta con salsa vinagreta, el plato estrella. Mientras los comensales degustan esa especialidad, la dueña del local entona el ‘Cara al Sol’.

 Cafetería Javi en Guijuelo (Salamanca)

A menos de 300 kilometros de Casa Olga y para seguir con la ruta, nos vamos a merendar a la Cafetería Javi que se declara “de derechas, católico, heterosexual, antiabortista, del Madrid, temeroso de Dios y fiel defensor de la familia”. Además de haber convertido su negocio en templo de adoración a Franco, Primo de Rivera y Santiago Bernabeu, ha creado una lista de precios virada al azul falangista: el café normal es 1,20 €. Para “rojos” cuesta 3 € Para diputados, 150€.

Casa Eladio (Ávila)

Después de tomarnos el café en Guijuelo a 1,20 pues en El Correo de Madrid de rojos nada, cogemos la carrteera para en menos de dos horas llegar a Ávila y en Casa Eladio, donde podemos elegir en el Menú de la cena entre "Huevos rotos fusilados", "Chuletón nacional", “Chorizos rojos”, “Bacalao grande y libre de cebolla…Dentro de Casa Eladio, todo un arsenal de regalos, para terminar el día.

 

 El Mirador de Pelayos

Otro de los denominados mausoleos franquistas por excelencia en el mundo de la restauración es El Mirador de Pelayos. Situado en la Avenida del Mirador en Pelayos de la Presa en Madrid.

El Mirador de Pelayos cuenta en su interior con hasta siete imágenes de Francisco Franco, otros tantos bustos, banderascon el Águila de San Juan y un buen puñado de símbolos religiosos que le han convertido en un lugar de parada obligatoria para la gente de bien.

Por haber, hay hasta un maniquí vestido de Policía Nacional en el que es, dicen, uno de los locales más visitados por los efectivos de la Guardia Civil de la zona y en el que, a pesar de compartir local en multitud de ocasiones con la benemérita, se permite fumar sin problema alguno a los clientes, contraviniendo así la normativa antitabaco, como ha sido toda la vida en los bares de bien....seguimos ruta para Madrid.

PHOTO-201-02-01-2-26-6

Bar Oliva

La reserva espiritual de Occidente está en las manos de un chino. Se llama Chen Xiangwei y vive al sur del Manzanares, entre pisos de protección oficial y votantes de Manuela Carmena. Xiangwei ha levantado el templo a la memoria del Caudillo en una taberna de patatas bravas, chopitos y chorizo a la sidra. En el altar mayor, cobijado entre dos botellas de ginebra cara, Francisco Franco clava su adusta mirada a los parroquianos.

 

Restaurante El Cangrejo en La Solana (Ciudad Real)

“Aviso. Entras en zona nacional. Si no te gusta vuelve por donde viniste. ¡Arriba España!”. Así te recibe un letrero en la puerta.  A partir de ahí, yugos y flechas, grandes fotos de Franco, un busto de Primo de Rivera, etc. Eso sí, si tienes ganas de probar un menú navideño “Francisco Franco”, ve reservando plazas, porque hay lista de espera.

 Casa Pepe Puerto de Despeñaperros (Ciudad Real)

 

Seguimos dirección Andalucía y nos encontramos con el mítico Casa Pepe.

Bajando la Nacional IV, en mitad de Despeñaperros, se levanta el que con toda certeza es el bar de carretera más famoso de España: Casa Pepe. Y no es famoso por sus bocatas de jamón (aunque también están de chupa pan y moja) sino porque entre sus paredes alberga un inenarrable museo de la memorabilia Franquista, Falangista y, en general, Facha. Así: la triple “F” sin complejos.

 

 Museo Bar Costales Alhaurín el Grande (Málaga)

En la página de Diputación de Málaga aparece catalogado como “Museo Taurino”...hasta que vayan a verlo

 

 La Gran Parada. Cerro Murriano (Córdoba)

La Gran Parada se presenta como bar, museo y asociación de coleccionismo. Un cañón que decora la entrada, avisa honestamente del contenido de su interior. Nada de pacíficos sellos ni anodinas vitolas de habano, no. Además de comer muy bien, si tienes la cartera bien surtida, puedes llevarte a casa yugos de Falange a tamaño familiar, cuadros de Franco o bustos de el ausente.

Una petición de firmas para retirar la publicidad de La Gran Parada que decía así: Publicitan un centro para el recuerdo nostálgico del régimen franquista. Impensable que esto sucediera en Alemania con Hitler, una televisión local publicitando recuerdos nazis, consiguió la friolera de ....¡¡¡16 firmas!!!

AQUI LO PUEDES VER