Alcaldes de los municipios y territorios que conforman la asociación La Garbancera Madrileña se han “remangado” esta Navidad para servir un cocido solidario a quienes más lo necesitan en el comedor social “El Pozo” que pertenece a la Fundación Mensajeros de la Paz, fundada por el Padre Ángel. El periodista Cake Minuesa ha colaborado con ellos en esta acción solidaria, y ha realizado un vídeo con las imágenes más emotivas de esta experiencia, en el que los alcaldes han aprovechado para desear a todos feliz Navidad.

La Garbancera Madrileña ha donado más de 25 kilos de su garbanzo madrileño a los comedores de Mensajeros de la Paz para elaborar los varios centenares de platos de cocido que se han servido a las personas que en ellos se atienden cada día.

Lo explica el alcalde de Brunete, Borja Gutiérrez: “estamos muy agradecidos con la repercusión mediática que ha tenido el consumo de

nuestro garbanzo y con la importante demanda que está teniendo en tantos hogares, y hemos querido devolver parte de ese agradecimiento a la sociedad participando en este cocido solidario.”

Los alcaldes no han dudado en desprenderse de sus chaquetas, remangarse las camisas y adentrarse en las cocinas junto a los voluntarios de Mensajeros de la Paz, para ayudarles a preparar un cocido elaborado con garbanzo madrileño y, posteriormente, servir las mesas en el comedor social.

“Somos servidores públicos y qué mejor manera de servir que “remangarnos” para ayudar a los que lo necesitan”, ha señalado Borja Gutiérrez.

 

En esta iniciativa solidaria navideña han colaborado los Ayuntamientos de Boadilla del Monte, Brunete, Colmenar del Arroyo, Navalagamella, Navas del Rey, Quijorna, Sevilla la Nueva, Valdemorillo, Villamanta, Villamantilla, Villanueva del Pardillo y Villanueva de Perales.

Y, junto a ellos, el periodista Cake Minuesa, que ha editado un original vídeo que recoge algunos de los momentos más entrañables vividos durante esta jornada solidaria, en la que los alcaldes han querido aprovechar para felicitarnos la Navidad, de manera conjunta.

El trabajo de La Garbancera Madrileña se inició hace casi dos años gracias a la labor de alcaldes y productores de catorce municipios y territorios de la comarca suroeste de la región que decidieron, junto al Instituto Madrileño para el Desarrollo Agrario (IMIDRA), recuperar el garbanzo de la zona, promocionar su cultivo e impulsar su producción y comercialización. En 2018, se ha conseguido recoger una producción de más de 70.000 kilos de este producto autóctono madrileño y la entidad trabaja en nuevas técnicas para aumentar su rendimiento y mejorar la ya extraordinaria calidad del producto final.