La vitamina D se conoce como la vitamina del sol porque una de las principales formas que tiene el organismo de obtenerla es mediante la exposición solar. Con esta premisa, podríamos pensar que en España vamos sobrados de este micronutriente esencial, pero los datos alertan de que no recibimos toda la que deberíamos. El déficit de vitamina D puede acarrear serios problemas de salud, por eso es importante no descuidar su ingesta a través de los alimentos.

Aunque por sus efectos se asemeja más a una prohormona, estamos ante una de las vitaminas liposolubles, es decir, no se disuelven en agua, sino en grasa. Su papel es clave a la hora de mantener una buena salud ósea, ya que facilita la absorción del calcio; por tanto es un nutriente imprescindible para evitar enfermedades óseas como la osteoporosis. Pero además cumple otras funciones importantes y tiene muchas beneficios en la salud.

Se recomienda garantizar una exposición mínima de 15 minutos al sol tres o cuatro veces a la semana, o 10 minutos de cara y manos al día. Si sufrimos déficit de vitamina D o estamos en riesgo, lo ideal es apostar por alimentos saludables ricos en este micronutriente para garantizar unos niveles adecuados en el organismo.

ALIMENTOS RICOS EN VITAMINA D

· Aceite de hígado de bacalao

· Hígado

· Pescados azules

· Cereales enriquecidos y muesli

· Leche , yogures y queso

· Huevos

· Setas y champiñones

· Algas