No sé a ti, pero a mí el frío es que...¡me mata! Me parece un auténtico corta-rollos para un montón de actividades, incluído para el sexo. ¡Hasta me sorprende cuando compráis productos eróticos con efecto frío en mi web!

"Para gustos, colores", está claro. De hecho, los sexólogos solemos decir que la sexualidad humana es el área en el que llegamos a ser más heterogéneos, más diferentes unos de otros.

A mi me gusta comparar los gustos sexuales con los gustos gastronómicos. De hecho, a veces suelto la perla "Dime cómo comes y te diré cómo follas" con la que algunos se ríen y otros se quedan reflexionando.

Yo estoy convencida de que cada persona tiene una comida favorita diferente e incluso cocinada con una receta diferente. Si alguien nos invita a comer a su cosa y quiere acertar a la primera tiene 2 opciones: organizar un buffet inmenso o preguntarnos.

Con el sexo ocurre lo mismo: cada persona tiene sus propios gustos y, salvo que le preguntemos, tendremos difícil adivinarlos. Aunque...¡no solo eso! Resulta que los gustos pueden ir cambiando a lo largo de la vida, de los momentos o de los contextos...¡se va complicando la cosa!

Muchas personas piensan que sus gustos serán innamovibles a lo largo de su vida..¡JA! Puede que en una temporada hasta a mi me guste el frío.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Te gusta el frío? ¿Tus gustos han cambiado? ¿Te parece que tenga lógica esta relación entre la comida y el sexo? Venga, como en la variedad está el gusto...¡veamos cual fue la variedad Sexperimentando del último mes!