El Ayuntamiento de Campo Real pondrá en marcha, el próximo 11 de marzo, un nuevo servicio de comida a domicilio para mayores de 65 años y personas con movilidad reducida o cualquier otra discapacidad, del que podrán beneficiarse cerca de 800 vecinos.

Con el programa ‘Comidas para nuestros mayores’, el Equipo de Gobierno del Consistorio campeño pretende que cualquiera de los 781 jubilados que residen en el municipio puedan recibir diariamente en su domicilio la comida de toda la semana.

El proyecto, enmarcado en la Estrategia de Habilidades Sociales en la que la concejalía de Servicios Sociales lleva trabajando durante la legislatura, busca paliar los problemas de movilidad, económicos y sociales de las personas en una situación vulnerable.

“Hay vecinos en nuestro pueblo que, por su avanzada edad o por padecer una discapacidad, no tienen ya la capacidad suficiente para ir a hacer la compra o cocinar. Un problema que se agrava porque, en muchos casos, viven solos”, ha explicado el alcalde, Felipe Moreno, que se ha mostrado “especialmente satisfecho por cumplir otro de sus compromisos” que podría llegar a los 781 mayores de 65 años de la localidad y a las personas que por su situación de discapacidad también lo precisen.

El menú, compuesto de un plato principal, segundo, postre y pan, estará adecuado a las necesidades personales de cada usuario, siendo su importe total de seis euros, de ellos, cinco correrán a cargo de los beneficiarios y uno estará sufragado por el Ayuntamiento.

“Hemos querido que este nuevo servicio llegue a todas aquellas personas para fomentar su autonomía, hacerles menos dependiente de su red social y mejorar así su calidad de vida”, ha precisado el concejal de Servicios Sociales y presidente de la Missem, Jorge González, que ha recordado que, desde hace dos años, la Mancomunidad trabaja en Campo Real en el proyecto ‘Mayores Contigo’, para aquellos que se encuentra en soledad o tienen sus vínculos sociales más débiles.

La comida se cocinará diariamente y se repartirá todas las mañanas de lunes a sábado, entregándose este último día también la ración del domingo. Además, si el mayor está a cargo de un cuidador, éste también podrá solicitar la comida, que en este caso no estará subvencionado, con un coste de seis euros.