Hace ya algunos años que hizo su debut en el mercado el cigarrillo electrónico, y desde entonces sólo ha atraído la atención de miles de personas en España y el mundo. Ahora se puede encontrar esencias de todo tipo, de sabores frutales, mentolados, postres, bebidas etc.

 Inicialmente los estudios apuntaban que esta forma de cigarro es hasta un 95% menos dañino que el tabaco tradicional, así se convirtió en una de las herramienta eficaces para dejar de fumar (y los sigue siendo entre los métodos existentes hasta ahora). Sin embargo, después de su introducción en el mercado, el debate sobre ellos se haya acalorado.

 Por fortuna, gracias al esfuerzo de varios investigadores de todo el mundo se sigue demostrando satisfactoriamente que la exposición a sustancias tóxicas disminuye drásticamente. Incluso más allá de controlar la adicción, son perfectos para dejar de fumar por completo.

Orígenes y evolución del cigarrillo electrónico

El cigarrillo electrónico, desarrollado desde 2007 en China, se ha presentado al mundo como la gran solución para dejar de fumar y evitar cualquier tipo de daño relacionado con la adicción a la nicotina. De hecho, los cigarrillos electrónicos pueden consumirse con o sin líquidos que contengan nicotina, así como con aromas o ciertas sustancias vaporosas.

 Estas sustancias simulan la nube de humo de los cigarrillos tradicionales, sin que dañen a quien lo consume o a quienes lo rodean. Además, se ha evolucionado mucho en la técnica, mejorando los modelos iniciales y aumentando en tamaño, duración, batería y producción de vapor.

 Existen los modelos tipo petaca, que son más grandes, pero también más pesados y voluminosos, y los de tipo lápiz, que tienen forma cilíndrica.

¿Cual escoger?

Con el paso de los años, cada vez es mayor las cantidad de tiendas que venden cigarrillos electrónicos de todas las formas y tamaños, con líquidos aromatizados para todos los gustos, con y sin nicotina, que acogen un público extremadamente heterogéneo y vasto que buscan liquidos para vapear ideal para ellos. 

 Actualmente se pueden encontrar modelos distintos. Lo más recomendable es que cada persona pruebe cual se ajusta mejor a sus gustos. Además, los sabores de los líquidos pueden ser tan variados, que se pueden cambiar cada vez que la persona quiera, con las cantidades de nicotina que desee.

Ventajas

Los cigarros electrónicos están muy extendidos, y algunos datos muestran que el uso está incluso creciendo. Todo esto se debe a las importantes ventajas que aporta.

La tendencia a fumar está casi totalmente relacionada con los gestos

Con ellos se le permite al consumidor imitarlo sin mayores consecuencias para su salud. La opinión de muchas personas que han perdido el hábito de fumar es que el sabor del humo en realidad no les gusta, y lo que mantiene vivo el hábito son principalmente los gestos. Parecen ser factores insignificantes, pero son muy relevantes.

 El hábito de poner un cigarrillo entre los dedos índice y medio, el contraste de color entre el tubo blanco y el filtro amarillo y el contacto con los labios son elementos que, en muchos individuos, generan un cierto encanto y son básicamente la base del vicio humeante.

Son capaces de imitar a uno convencional

Algunos modelos tienen la misma apariencia, pueden colocarse entre dos dedos y llevarse a la boca. En algunos casos, incluso hay una luz que imita el aumento de la intensidad de la línea de combustión.

El humo no es real.

El término más apropiado para definir esa nube generada es vapor, tanto es así que muchas personas apasionadas por el campo hablan de vaper, como una alternativa al fumar. El humo del tabaco convencional es generado por la combustión a altas temperaturas, lo que provoca la formación de compuestos tóxicos para el cuerpo que se succionan junto con los derivados del tabaco, que también son tóxicos.

 El cigarrillo electrónico es un efecto de vaporización que proviene exclusivamente del agua. Con el, sólo hay que vaporizar el agua destilada. Esta fue la idea revolucionaria que resolvió los problemas de mucha gente.

Dejar de fumar

Durante su llegada al mercado español, fueron muchas las personas que afirmaron que se trataba de una mera solución temporal, capaz de generar mucho entusiasmo en las primeras etapas y luego perder su encanto. De hecho, muchas de esas personas tuvieron que cambiar de opinión, porque el fracaso de muchas tiendas se debió principalmente a la saturación del mercado por la alta demanda.

 Hay que resaltar que si se está intentando dejar de fumar, es imperativo comenzar con liquido sabor tabaco preferiblemente con nicotina, pero está nicotina se podrá ir bajando poco a poco con el tiempo. De esta forma se garantiza una mayor probabilidad de alcanzar el objetivo para dejar de fumar.

 En España destacan marcas como Herrera, Drops o Bombo, estos tienen una muy buena relación entre calidad y precio, ya que son bastante amigables el bolsillo y el placer.

 Por último, hay que destacar que también aportan una ventaja económica considerable. Este aspecto no debe pasarse por alto en absoluto, sobre todo teniendo en cuenta el aumento de los precios que los cigarros clásicos han tenido en los últimos años.