Las judías verdes son unos vegetales que me encanta comer y usar en cocina ya que considero que tienen una personalidad propia bastante interesante. Además están llenos de beneficios para la salud como su contenido en hierro y en fibras. A pesar de que no se pueden comer crudos, los puedes integrar tanto en recetas frías como calientes.

INGREDIENTES:

· Judías verdes 500 g

· Harina de trigo 150 g

· Huevo 3

· Perejil seco 5 g

· Aceite de oliva 500 ml

· Sal

· Pimienta negra molida

PREPARACIÓN:

Ponemos a hervir agua con sal en la que colocamos las judías verdes por unos 25 minutos o hasta que estén blandas. Las drenamos y reservamos. En un recipiente hondo mezclamos ahora los huevos junto con la harina y el perejil seco. Salpimentamos al gusto y agregamos finalmente las judías verdes al conjunto. Volvemos a mezclar todo bien para que los ingredientes hagan una masa ligera bien homogénea.

Calentamos el aceite, hacemos unos pastelitos con la ayuda de dos cucharas soperas y los ponemos a freír en el aceite por unos cuatro o cinco, volteándolos una vez. A medida que saquemos los pastelitos de judías verdes, los colocamos sobre papel absorbente para retirarles el exceso de aceite.