El nabo daikon o rábano blanco (Raphanus sativus) es una raíz típica de japón y que se utiliza frecuentemente tanto en la cocina de Asia oriental como en la alimentación macrobiótica. La palabra daikon deriva de los términos japoneses «Dai», que quiere decir largo, y «kon», que significa raíz. Su apariencia es la de una zanahoria blanca, algo más redondeada y con textura crujiente y sabor picante similar al de los rábanos comunes. Recomendado en caso de sobrepeso, obesidad, diabetes, exceso de ácido úrico y colesterol y para mejorar la digestión gracias a que potencia la secreción de bilis.

Propiedades del nabo daikon

Esta raíz es una gran fuente de energía y fibra debido a la presencia de glucosa, fructosa, celulosa y almidón. Por otro lado, es un alimento bajo en calorías y grasas

El nabo daikon ayuda a nuestro organismo de diversas maneras gracias a sus beneficiosas propiedades:

  • Propiedades depurativas y antisépticas. Su consumo regular facilita la purificación del cuerpo mediante la eliminación de mucosidades, residuos animales, cálculos renales, cálculos biliares o colesterol.

  • Tonificante y diurético suave

  • Propiedades anticancerígenas y descongestionantes. Benefician en casos de catarros, edemas pulmonares, infecciones respiratorias, asma o bronquitis.

  • Facilita la eliminación del ácido úrico a través de la orina, por lo que su consumo es recomendado en casos de gota.

  • Combate enfermedades relacionadas con la carencia de vitamina C como hemorragias, alteraciones en las articulaciones y caída de los dientes.

  • Estimula el funcionamiento de la vesícula y el hígado: mejora el proceso digestivo

  • Colabora en un correcto y equilibrado funcionamiento de órganos fundamentales y en la circulación del Ki (energía vital) a través de los meridianos energéticos estudiados en la medicina oriental. Éstos pueden verse dificultados por la acumulación de depósitos de grasas derivada de hábitos alimenticios inadecuados.

¿Cuando nabo daikon tomar?

Puedes tomar una cucharada de daikon seco al día, en una sopa o en una infusión, o unas 2 ó 3 cucharadas en crudo acompañando la comida.