Se acercan las fechas en las que empezamos a prepararnos para las Navidades. En breves días se iluminaran nuestras casa y nuestras ciudades y pueblos.

Las vacaciones navideñas son un momento para dar, comer y pasar tiempo con sus seres queridos.

Desafortunadamente, también pueden involucrar más desperdicio y exceso que otras épocas del año. Pero eso no significa que no puedas hacerlas más sostenibles. Aquí os proponemos una serie de alternativas.

A continuación os mostramos algunos consejos para ayudar a las familias a tener una Navidad ecológica.

· ¿Qué es la Navidad sin un árbol que alumbre nuestros hogares?. Hay que evitar la compra de árboles de navidad artificiales que consumen mucha energía y materiales derivados del petróleo durante su fabricación. Hoy en día se venden árboles preparados para la temporada de Navidad, que se cultivan en plantaciones forestales; así los bosques no se ven perjudicados por la tala indiscriminada de abetos.

Cuando se termine la temporada navideña, devuelve los árboles a su hábitat, puede marcar una gran diferencia en la reducción de los residuos de vacaciones. Además estarás contribuyendo a conservar la naturaleza. Existen numerosas organizaciones que recogen los árboles para repoblar bosques.

· Quien piense que la decoración navideña es cara, está equivocado. Hay muchas alternativas muy asequibles.

¿Qué mejor decoración que la que hacemos nosotros mismos.? Aprovechando la época de otoño donde los árboles se desprende de sus hojas, la naturaleza nos brinda una oportunidad para que dejemos de lado el consumismo de estas fechas. Una actitud sostenible para los tiempos consumistas.

· El belén es uno de los grandes protagonistas de la Navidad. Si te encanta tener uno expuesto en casa pero no te acaban de convencer las figuras realizadas con plástico que suelen vender en la mayoría de los comercios tienes alternativas como los tejidos a mano en bioalgodón,

· Las botellas y tarros de vidrio quedan impactantes colocados alrededor de la mesa o en algún aparador u mobiliario, y traen el más genuino sabor navideño. Los puedes rellenar con elementos de la naturaleza como ramas,hojas secas, frutos del bosque…, o con figuritas del belén. Luego se cubre con agua con sal o bicarbotato.

Otra opción es rellenarlos con chuches o dulces o velas…

· Lo importante es implicarte en consumir menos, «menos es más«, y comprar productos locales o elegir artículos hechos con materiales reciclados o bioalgodón.

Busca regalos y juguetes de artesanía local, que no tengan plástico.

Es importante saber su procedencia para ver si en el proceso de fabricación ha perjudicado al medio ambiente o a algún ser humano.

Además es importante favorecer a las empresas de cercanía. Tener en cuenta que siempre va a ser más sostenible comprar aquello que hayan sido producido lo más localmente posible.

Un idea de regalo de navidad original es hacerla tu mismo con materiales reciclados obtenidos de casa. Te sirve absolutamente todo desde un pequeños trozo de tela, cintas, o otros materiales que sean suaves y se puedan coser

· En la temporada de vacaciones navideñas es importante hacer mayor hincapié en el uso de materiales reciclables debido a la gran cantidad de basura que generamos.

Trate de usar papel de periódico o revistas, en vez de papel de regalo. Aún mejor, cuando te den un regalo, desenvuélvelo con cuidado y aprovecha el papel de envolver para otras ocasiones.

Una vez que haya llegado a su fin de vida útil, no te olvides de llevar los papeles al contenedor azul, para su posterior reciclado.