Es una enfermedad crónica y además, cada caso en particular presenta una zona afectada y una descamación más o menos intensa, acompañado de enrojecimiento o picazón.

Los medicamentos tópicos contienen habitualmente de esteroides a ácido salicílico, retinoides o antralina. Pero, si hay un tratamiento natural por excelencia, capaz de mejorar la psoriasis sin causar efectos secundarios, sin duda, es el aloe vera.

Gracias a la riqueza de sus elementos y su potente capacidad para regenerar y cicatrizar el tejido lesionado, esta planta medicinal puede servir para ayudar a combatir la psoriasis.

Los beneficios del aloe vera para el tratamiento de la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad crónica que se caracteriza por la aparición de zonas rojizas en la piel que están inflamadas y donde hay una sorprendente descamación.

Esta enfermedad puede aparecer en los codos, las rodillas, la espalda o incluso en el cuero cabelludo.

La psoriasis no es una enfermedad contagiosa y su origen es casi siempre genético. Aparece entre los 15 y 35 años, y el porcentaje de incidencia de la población es de un 1 a un 33%.

La Psoriasis se produce debido a una alteración genética que hace que las células de la piel se dividan en exceso. Sin embargo, esto no tiene nada que ver con un proceso canceroso.

El principal problema de esta enfermedad de la piel es que causa trastornos físicos y psicológicos.

Un aspecto que debemos tener en cuenta acerca de la psoriasis es que factores como el clima, el estrés, los problemas endocrinos y una dieta pobre puede empeorar la enfermedad.

Así que son elementos que siempre debes controlar, en la medida de lo posible.

La psoriasis y el aloe vera

El elemento más beneficioso del aloe para tratar la psoriasis son las antraquinonas. Estas enzimas tienen un alto poder antibiótico, antiviral y de curación.

Purifican la piel y nuestro cuerpo.

El aloe vera es rico en diversos tipos de antraquinona, como:

Aloína: es analgésico y sedante p.

Emodina: eficaz en la lucha contra las infecciones y tiene el mismo efecto de la aspirina.

Aloético ácido: Tiene acción bactericida y neutraliza las toxinas bacterianas.

Ácido crisofánico: es un derivado de la emodina y es utilizado en la industria farmacéutica para combatir enfermedades de la piel.

Otro aspecto a tener en cuenta es que, gracias al aloe vera, estas regiones secas debido a la psoriasis se llenan de humedad y de una hidratación permanente gracias a su capa protectora.

A su vez, el aloe vera tiene un efecto calmante, hidratante y refrigerador y estimula el crecimiento de nuevas células de la piel debido a su contenido de esteroides naturales, minerales, vitaminas, enzimas, nutrientes, aminoácidos y antioxidantes.

Si nos acostumbramos a aplicar un poco de aloe vera sobre la piel con regularidad, vamos a ver resultados después de unos 10 días.

El enrojecimiento será menos intenso y nos aliviará el picor, la inflamación y la descamación.