Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el cáncer de cuello uterino es el segundo cáncer más común que se da entre las mujeres y se refiere a una infección causada por el virus del papiloma humano (VPH).

Aunque hay más de 100 tipos de cánceres cervicouterinos, la mayoría de ellos están relacionados con una infección de origen sexual que se puede prevenir en sus primeras etapas y sometiéndonos a una revisión periódica con nuestro ginecólogo.

Otra cosa a saber es que el virus del papiloma humano puede seguir desarrollándose sin mostrar muchos síntomas e incluso desaparecer inesperadamente, pero según lo indicado por los médicos, es reincidente y puede reaparecer en forma de cáncer.

Es un problema grave del que queremos hablar, ya que estamos ante una de las enfermedades más graves relacionadas con la salud de la mujer.

¿Qué es el cáncer del cuello uterino?

Al igual que cualquier tipo de cáncer, esta enfermedad consiste en que las células que comenzaron a crecer se han ido extendiendo por el tejido que recubre el cuello uterino.

El cuello uterino conecta el cuerpo del útero con la vagina y esto a menudo cambia con la edad y sobre todo cuando damos a luz.

El proceso por el cual algunas células sanas del cuello uterino se vuelvan cancerosas es lento.

Todo esto se puede detectar con un microscopio, probando un “raspado” en el tejido cervical.

Las causas de cáncer de cuello uterino

Como hemos indicado anteriormente, estamos frente a un tipo de cáncer muy peligroso que afecta a miles de mujeres en todo el mundo.

Principales causas:

El virus del papiloma humano (HPV) es la fuente más común de esta enfermedad.

De hecho, no es un solo virus, sino que existen 150 tipos de virus distintos. Algunos de ellos pueden provocar un crecimiento celular incontrolado causando papilomas o verrugas genitales.

En este último caso, tanto los genitales femeninos como masculinos pueden desarrollar un bajo riesgo de VPH o de alto riesgo, relacionado con el cáncer.

Los fumadores, las mujeres y las personas con VPH tienen mayor posibilidad de que las células cervicales precancerosas se conviertan en cáncer.

Este es un factor importante, ya que nuestro sistema inmunológico no puede luchar contra la enfermedad con mayor eficacia.

Consejos para prevenir el cáncer de cuello uterino

Muchos profesionales de la salud recomiendan la necesidad de prevenir el cáncer de cuello uterino con las dos vacunas que existen para ello.

La vacuna bivalente ( Cervarix ) y la vacuna tetravalente ( Gardasil ), nos protegen contra diferentes tipos de cáncer e infecciones de vagina y el cuello uterino.

Exámenes periódicos

Como dijimos anteriormente, este tipo de cáncer se puede diagnosticar en sus primeras etapas. Para esto, es necesario someterse a revisión anualmente con el ginecólogo.

El ginecólogo recogerá tan solo una muestra de células del cuello uterino y del canal cervical para enviarlas al laboratorio y estudiarlos.

Mantener una vida sexual sana y segura