Se recomienda realizar entre 2,5 y 5 horas/semana de actividad moderada, o de 1,25 a 2,5 horas/semana de actividad vigorosa

Que el ejercicio físico es bueno para la salud no es ninguna novedad. Diversos estudios lo han confirmado, sobre todo en lo que se refiere al bienestar cardiovascular. Su práctica también se ha relacionado con una mejor memoria y con la reducción del riesgo de algunos tipos de cáncer. Ahora, un análisis agrupado de nueve estudios prospectivos, que involucraron a más de 750.000 adultos, ha descubierto que las cantidades recomendadas de actividad física en el tiempo libre están relacionadas con un menor riesgo de desarrollar hasta siete tipos de cáncer. El estudio, que ha sido dirigido por investigadores del National Cancer Institute, la American Cancer Society y el Harvard T.H. Chan School of Public Health, se publica este jueves en «Journal of Clinical Oncology».

Si bien se sabe desde hace tiempo que la actividad física está asociada con un menor riesgo de varios tipos de tumores, no estaba clara la causa de esta relación y si eran suficientes las cantidades de ejercicio recomendadas. Las pautas actualizadas para la actividad establecen que las personas deberían realizar entre 2,5 y 5 horas/semana de actividad moderada, o de 1,25 a 2,5 horas/semana de actividad vigorosa.

Se considera una actividad de intensidad moderada aquella que te hace quemar de tres a seis veces más energía por minuto que si estuvieras sentado callado (3 a 6 METs). Las de intensidad vigorosa queman más de 6 METs.

Para este análisis, los investigadores agruparon datos de nueve cohortes prospectivas con actividad física en el tiempo libre y seguimiento de la incidencia de cáncer. Observaron la relación entre ejercicio y 15 tipos de cáncer.

Descubrieron que realizar actividad física equivalente a 7,5-15 horas MET/semana se asoció con un menor riesgo, estadísticamente significativo, de siete de los 15 tipos de cáncer estudiados, y la reducción se incrementó según aumentaron las horas.

La actividad física se asoció con un menor riesgo de cáncer de colon en hombres (8% por 7,5 horas MET/semana; 14% por 15 horas MET/semana), cáncer de mama (6% -10%), cáncer de endometrio (10% - 18%), cáncer de riñón (11% -17%), mieloma (14% -19%), cáncer de hígado (18% -27%) y linfoma no Hodgkin (11% -18% en mujeres).

Aunque el estudio tiene algunas limitaciones, como que el número de pacientes era limitado para algunos tipos de cáncer, los participantes eran principalmente blancos; y la actividad física era autoinformada, los autores consideran que estos hallazgos «proporcionan evidencia y un apoyo cuantitativo directo para los niveles de actividad recomendados en la prevención del cáncer».

«Las pautas de actividad física se han basado en gran medida en su impacto en enfermedades crónicas como las cardiovasculares y la diabetes. Estos datos brindan un fuerte respaldo de que estos niveles recomendados también son importantes para la prevención del cáncer», concluye la doctora Alpa Patel, directora científica principal de investigación epidemiológica de la American Cancer Society.

ACCESO FUENTEl