No hace falta que te digamos que el gasto en papel por persona al año es enorme y que consumir papel en exceso, de cualquier tipo (higiénico, en pañuelos, para escribir...) resulta en un ingente impacto ecológico. Sin embargo, aunque su bonita apariencia nos pueda engañar, uno de los más nocivos para el medio ambiente es el papel de envolver regalos. La débil calidad del papel y sus tintas y pigmentos químicos lo hacen no apto para ser reciclado. De hecho, cuanto más sofisticado es el papel de envolver, peor es su impacto ambiental, por no hablar de lo contaminante que es el proceso de elaboración.

Papel reciclado reutilizable

Envuelve ese regalo a un ser querido con papel reciclado reutilizable. Los encontrarás en tiendas especializadas a un precio ligeramente superior al convencional, pero podrás usarlo muchas veces para tus próximos regalos. Si no quieres que pueda usarse de nuevo, al menos asegúrate de que tiene el certificado ecológico, afortunadamente cada vez más comercios se han dado cuenta de este problema y los venden. Además, con esta iniciativa, estarás enviando un importante mensaje a aquellas personas que reciban tus presentes.

El envoltorio entelado

Sin duda, una de las medallas a la originalidad es utilizar telas viejas para envolver nuestros regalos. La persona que los reciba se quedará encantada y seguro que encuentras fácilmente tejidos viejos en casa que te sirvan para este fin.

Por ejemplo, a partir de cortinas para tirar, vaqueros que ya no te valgan, servilletas de paño o manteles.

Adorna una simple bolsa de papel reciclado

Seguro que tienes muchas bolsas de papel en casa que aunque a simple vista pueden parecernos muy feas, son aptas a ser embellecidas con pocos pasos y en escasos minutos. Para ello, puedes pegarle una lámina (por ejemplo, con notas de música, un collage hecho por ti misma, trozos de tela o de papel de colores...) y elementos naturales como una pequeña piña de piñones, un trozo de romero o una rama de abeto que recojas por el suelo del parque.

Bolsas de periódico

Recuperando las mismas bolsas de papel de la compra (también nos sirven las que nos dan en los comercios de ropa), te proponemos forrarlas con papel de periódicos viejos, revistas o similar. Si quieres ser aún mas original, rescata los crucigramas de los mismos periódicos y crea un envoltorio para regalos que además entretendrá a tu ser querido.

Cajas de cereales convertidas en regalos

Sólo se necesita un poco de mañana para reutilizar las cajas de cereales vacías y convertirlas en ingeniosos envoltorios para regalos. Imprime un esquema como el que te mostramos a continuación y recórtalo sobre la caja de cereales. ¡Es el envoltorio ideal para regalar pequeños objetos, detalles y chocolates! Incluso, si lo prefieres, puedes animarte a hacer unas cookies artesanales.

Pasión por la botánica

Una genial idea para entregar tu regalo y, además, animar a esa persona a quien tanto quieres a probar la experiencia de cultivar y ver crecer a una planta (si no lo hace ya). Sólo tendrás que adquirir un tiesto e introducir tu regalo en él. Elige uno de los que vienen con plato para que no se salga el agua y usa este plato para cubrir el tiesto y cerrar por completo en regalo. Puedes pegarlo con ayuda de gomas, otro tipo de elástico, incluso cintas de tela. No te costará trabajo encontrar en las tiendas de jardinería o droguerías el tiesto del tamaño que necesitas.

Mapas o calendarios viejos

¿Para qué queremos un calendario de 1982 o un mapa de carreteras que se quedó hace años obsoleto? Podemos aprovechar para hacer limpia en nuestra casa y, a su vez, dar lugar a originales envoltorios de regalo. ¡Así de simple!