Comemos poco pan. El dato es claro, y preocupante, “apenas 31, 77 kilos en nuestro país”. Por este motivo, alertados, y apoyados desde Europa, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha diseñado una ilustrativa, con superhéroe incluido, e informativa campaña hasta 2021, para concienciar del valor saludable, necesario, y nutricional de este alimento. Sobre todo entre la población infantil (6-12 años), de cara a incentivar su consumo, vital para el desarrollo.

¡Buenos días con pan! No pretende más que desatacar los efectos positivos de algo tan básico y ancestral en nuestra afamada Dieta mediterránea. Ya los egipcios crearon los primeros hornos de este complemento nutricional, que nos aporta la energía suficiente para pasar el día.

Desde primeras horas, en el desayuno, a media, en el ansiado recreo con un minibocadillo. Durante la comida, en conjunto, no sustitutivo de otros, el pan suma y complementa. O en la rica merienda, para continuar con las actividades extraescolares. Cualquier momento es bueno.

Y es que este singular alimento a base de cuatro elementos muy básicos: Harina (de varios tipos), agua, sal y levadura, señalan los expertos que es fundamental para una dieta sana y equilibrada. Ya que es fuente de fibra, el integral mucho más, y posee un mínimo contenido en grasas, y las temidas saturadas.

Romper tópicos es también otra parte importante de esta divulgativa campaña de INCERHPAN, la Organización interprofesional de Cereales Panificables y Derivados. Cómo que engorda… Según los expertos, “la miga aporta menos calorías que la corteza, ya que retiene más agua en el horneado”.

Aumentar los conocimientos sobre el mismo, y sus diferentes tipos o formas. En nuestro país existen más de 300 . Con todo tipo de cereales: centeno, avena, cebada, arroz y espelta, “origen de todas las variedades de trigo actuales”.

Y sus notables beneficios en el crecimiento de los más pequeños. Elemento clave y base de la pirámide alimenticia. Por su carácter fuerte en hidratos de carbono complejos, como el almidón, que aportan el combustible necesario diario para el organismo.

Fuente de proteínas también. Como el gluten, que ayuda a la síntesis y reparación de los tejidos Y qué decir de la fibra, que ayuda de manera sobrada a facilitar el tránsito intestinal.

Fresco, blanco, integral. Pan común en barra, baguettes, candeales, chapatas, hogaza. O especiales en picos y colines, molletes, de nueces, de queso, para hamburguesas… Hay una gran variedad donde elegir.

Los expertos recomiendan incrementar el bajo consumo en España el pasado año. El gasto por persona anual es de 76, 13 euros, y por tipo el más consumido es el fresco congelado 80, 7”% frente al industrial. Siendo Madrid, Cataluña y Valencia las que menos consumen. Según un estudio alegan “la falta de costumbre (39%) ya que compran otros productos sustitutivos.

Combinación perfecta con todo tipo de alimentos se recomienda una ingesta de entre “4 y 5 raciones de cereales al día”. Entre los que debe estar el pan. Un producto que en el época romana era exclusivo de las clases más altas Que gracias a los griegos hoy disfrutamos con un montón de variedades.

En definitiva un superalimento que no debemos desterrar, en desayunos y meriendas, como nos cuenta, en sus aventuras, el Capitán Pantástico. El simpático superhéroe que abandera esta campaña, que visitará numerosos colegios en road tour informativo por toda la geografía nacional, y así, ayudar a nuestro crecimiento diario para prevenir futuras enfermedades cardiovasculares o gastrointestinales, Que hay que recibir y saludar, con una consigna, desde muy temprano, ¡Buenos días, mucho mejor, con pan!

Texto: César Serna