Corren malos tiempos para los fumadores. El otrora lujo y distinción que se asociaba al hábito de fumar, que era considerado como algo incluso elegante, ha pasado a mejor vida. Aunque se anuncia desde hace años, es ahora más que nunca cuando más énfasis se pone en los problemas que causa el tabaco para la salud.

Si a esto se suma que en la actualidad vivimos en la era de la imagen y el bienestar, en la que todo el mundo quiere lucir un buen aspecto físico y estético, son muchas las personas que se preocupan cada vez más por mantenerse en forma, cuidar la alimentación y mostrar una buena imagen, y el tabaco ya no forma parte de esa buena imagen.

Fumar, un hábito cada vez más perseguido

Una mala imagen, la del tabaco, que se ve potenciada por la tarea cada vez más compleja de encenderse un pitillo. Ya no se trata únicamente de que no se pueda fumar en espacios cerrados, sino que esos espacios se están multiplicando, o al menos se está promoviendo ampliar esos lugares.

No cabe duda de que la ley antitabaco fue una ley necesaria, y hasta los más reacios han comprobado su eficacia, pues no es de recibo que los fumadores pasivos tengan que aguantar los efectos nocivos del tabaco.

La ley antitabaco impide fumar en espacios cerrados, pero también en recintos hospitalarios, en zonas infantiles de parques e incluso en actos sociales como bodas o comidas de empresa, si bien en este último caso la normativa es mucho más laxa.

La ampliación de lugares en los que se propone no poder fumar puede alcanzar en breve hasta los coches. Así, los coches privados pueden convertirse pronto en otro espacio libre de humos. María Luisa Carcedo, la ministra de Sanidad en funciones, contemplaba que desde el ministerio están estudiando la posibilidad de fumar en los vehículos privados, pero de momento es una cuestión que está sobre la mesa y que dependerá en gran parte de las medidas que se tomen en conjunto en la Unión Europea.

En España no existe hasta el momento una ley específica que prohíba fumar al volante, pero las autoridades policiales pueden sancionar a conductores fumadores si consideran que este hábito es una distracción en su conducción.

No obstante, sí existe la recomendación generalizada de no fumar en el coche cuando viajan mujeres embarazadas o menores. En países como Escocia, Gales, Irlanda Inglaterra, Francia, Grecia, Chipre o Austria esta acción está prohibida y fuera de Europa ocurre algo similar en Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica o Australia.

 

Vapear, la solución para dejar a un lado el tabaco

La suma de efectos nocivos para la salud, la pérdida de status que tiene el hábito del tabaquismo y la dificultad para fumar en muchos espacios hace que cada vez más gente se plantee abandonar este hábito.

El problema ocurre entonces en esta fase, el del abandono, pues no es fácil dejar de fumar. Existen decenas de métodos para intentarlo, pero ninguno de ellos es una tarea sencilla. En los últimos años mucha gente ha apostado de manera decidida por intentarlo con el cigarrillo electrónico.

El cigarrillo electrónico se ha demostrado como un hábito mucho menos perjudicial que el tabaquismo, pues algunos estudios hablan de que es un 95% menos perjudicial que el tabaco convencional. En algunos países incluso se promueve el cigarrillo electrónico como solución para abandonar el tabaquismo.

En cualquier caso, nada de esto tiene sentido, hacer uso del cigarrillo electrónico para abandonar la dependencia al tabaco, si no se adquieran aparatos en tiendas fiables con productos acreditados, como es el caso de los líquidos vaper. Un buen modo de interesarse por estos productos es comprar liquidos vaper en vitalcigar.es, una tienda de total confianza para comprar líquidos vaper.

Los cigarrillos electrónicos, además de poder ser consumidos en más espacios que el tabaco, resultan mucho menos dañinos para la salud humana, pues salvo la nicotina, no contiene ningún elemento perjudicial más.

Con respecto a la nicotina, que sí es altamente adictiva, en el mercado encontramos vapeadores con diferentes cantidades de nicotina, para ir reduciendo de manera progresiva esta cantidad de nicotina que se inhala. Así mismo, el cigarrillo electrónico admite todo tipo de aromas, para no generar ese desagradable olor del tabaco.