Todo en este mundo actual ha cambiado; cosas para bien y otras no tanto. El progreso económico es evidente, el nivel de vida de las personas de este país ha subido, gracias a Dios. Pero todo no es tan bueno como lo pintan los políticos defensores de la democracia popular. La sociedad, al tener a su alcance gran parte de los caprichos, suscitados por lo apreciado en los medios de comunicación, no interpreta esto como una oportunidad, sino como un derecho a satisfacer con derecho a reclamo en caso de verse inoportunamente satisfecho.

Y es que las personas que peor lo pasan en este país, se puede decir, sin temor a equivocarse que, en su mayoría, han tenido la oportunidad de desarrollar una vida equilibrada y justa en cuanto a servicios a recibir y/o utilizar. Porque ves a cualquier mendigo, de esos que se tiran por las calles, que tienen un móvil mejor que el tuyo, y claro, esto provoca una pregunta lógica: “Si tan pobre es, ¿por qué tiene un teléfono que cuesta más que el mío?”. O simplemente el hecho de encontrar a personas supuestamente más desfavorecidas (dícese gitanos) que, a pesar de vendernos la burra de desfavorecidos, se aprovechan de todos los recursos que la sociedad proporciona, y encima, esquivan como nadie, los lógicos y necesarios golpes de la autoridad basados en leyes y normas que deben de regirnos.

Lo peor de todo es que las personas que piden por la calle, tuvieron su momento de auge y posibilidad de enfocar su vida de forma decente. Pero quisieron reírse de las personas que, por desgracia, lo pasábamos mal porque teníamos destinos inciertos que cubrir (enfermedades no buscadas a pulso, bien propias o de un ser querido). Nos despreciaban a costa de beber como nadie, fumar como nadie o divertirse como el que más. Pero macho, Dios es justo la mayoría de las veces…

Toda la generación moderna ha tenido la oportunidad de tener una vida digna, y eso es para congratularse. Pero hay gente, que haciéndose pasar por desfavorecidos y pobres, desaprovecharon esa oportunidad y deben pagar por ello. Que rija la teoría de la selección natural…