Los españoles gozamos hoy del sistema de pensiones mas generoso de todo Europa. Las actuales pensiones están calculadas en base al 80% de la base de cotización, en el resto de Europa se cobra el 50% de la cotización, y en la mayoría de los casos, garantizadas únicamente por entidades financieras privadas que pueden quebrar.

Este sistema de pensiones tan maravilloso y garantizado por el estado, es fruto del Franquismo. Franco lo ideó y lo creó. Al Cesar lo que es del Cesar. Ese sistema político tan criticado por la izquierda, y con el PP de perfil, porque no estaban permitidos los partidos políticos, porque estos, según Franco, miraban únicamente por sus propios intereses en lugar de por los de todos los españoles, ha quedado totalmente demostrado con nuestra actual democracia, que eso es así, por tanto, no estaba tan equivocado, el lo pudo comprobar durante la II República con todas las atrocidades que cometieron, sobre todo, los partidos de izquierda y los separatistas.

Para dar una opinión ecuánime y justa sobre un régimen político es necesario tener en cuenta el contexto histórico y poner en una balanza, lo bueno y lo malo. Indudablemente, lo bueno, supera y con mucho, a lo malo, nadie es perfecto.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, cuando se implementó este sistema de pensiones, la esperanza de vida de los españoles era de apenas 70 años, está esperanza de vida ha ido aumentando paulatinamente con el paso de los años, hasta llegar a los 81 años en la actualidad, siendo la mas alta de todo el mundo para las mujeres y la segunda para los hombres, solo por detrás de Japón. Pero es que, en el futuro será peor, porque aún viviremos mas años y habrá que pagar a mas gente y durante mas años.

O nos ponemos serios, o cobraremos menos del 80% actual que cobramos en relación a lo cotizado, o nos congelarán las pensiones, o se incrementarán menos que el IPC, es decir, se reducirán de una manera u otra.

El sistema de pensiones actual, está basado en lo que pagan los cotizantes que trabajan, o sea, la recaudación de la Seguridad Social que pagan las empresas por sus trabajadores, se reparte entre todos los jubilados en base a sus bases de cotización realizadas durante su etapa laboral. Pues bien, con las cotizaciones actuales no llega y aunque todos los partidos aluden a que hay que aumentar el número de trabajadores que coticen para que sea posible, unos con unas fórmulas y otros con otras, lo cierto es que no llega.

Es el momento de hacernos planteamientos serios y no demagogos, para no engañarnos a nosotros mismos, porque ese engaño, lo pagaremos muy caro, y llegado el momento, la solución será reducir las pensiones.

De hecho, ya se ha hecho, sin que nos demos cuenta. Anteriormente, llegado el momento de la jubilación, el pensionista cobraba el 80% de lo cotizado en el último año, pero poco a poco, han ido añadiendo mas años para calcular ese 80%, y como los sueldo han ido creciendo con el paso de los años debido a la inflación, ese 80% no se modifica, pero si el resultado a cobrar, que es mas bajo porque la media se reduce, pero esto nadie nos lo cuenta.   

Lo de crear las condiciones para crear mas puestos de trabajo, es cierto que hay que hacerlo, pero no es lo único, también hay que aumentar la natalidad. España es el país de Europa que tiene la tasa de natalidad mas baja. Estas dos medidas son una quimera, porque nadie nos puede garantizar en cuanto se conseguirá aumentar, y aunque se aumente el número cotizantes, habrá que pagar a mas gente, porque cada vez vivimos mas años, con lo que aumenta el número de pensionistas.

También dicen que tenemos que dejar que entren los extranjeros para que nos paguen las pensiones, pero ya hemos visto, que eso, conlleva muchos problemas. Lo primero, el efecto llamada, porque acuden muchos extranjeros que entran de manera ilegal y al no poder trabajar, ya que no tienen papeles, delinquen para sobrevivir. Aumento de los delitos sexuales, aumento de los asesinatos de mujeres, imposición de su cultura islámica que denigra a la mujer sometiéndola al hombre, etc. recibiendo ayudas de todo tipo en perjuicio de los españoles, colapsando el sistema sanitario en muchos casos, vienen aquí únicamente a beneficiarse de nuestras ayudas económicas no a trabajar.

Lo único que si nos puede garantizar el cobro de dichas pensiones, es el complemento a cargo del Presupuesto General del Estado de la diferencia entre lo recaudado por la Seguridad Social y lo que hay que pagar a los pensionistas, y lo que está muy claro, es que en la actualidad no llega.

Por tanto, para que llegue, hay que recortar gasto público que sea superfluo y no necesario, y ahí, solo entra el programa económico de VOX, que propone recortar gasto innecesario, como es el gasto de las autonomías, reduciendo el número de políticos, de asesores designados a dedo, suprimir todo tipo de subvenciones a partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, ONG´s, etc. VOX no propone recortar de  sanidad, justicia o educación.

VOX además, también propone que las pensiones estén exentas de tributar en el IRPF, es decir, que no paguen el impuesto sobre la renta, con lo que los pensionistas con la misma pensión cobrarán mas.

Los recursos públicos son limitados y debemos elegir de dónde recortar, ningún otro partido salvo VOX, quiere recortar de las partidas que propone VOX, porque el resto de los partidos, no miran por el interés general, únicamente miran por sus propios intereses, para colocar a la gente de su partido.

Entre las 100 medidas de choque que propone VOX, muchas de ellas están encaminadas a reducir el gasto público para poder bajar los impuestos y poder complementar las pensiones, a continuación muestro algunas a modo de ejemplo, porque VOX las escribe y las concreta, para que quede constancia de ellas. No dice generalidades banales como el resto de los partidos.

Medida:

  1. Drástica reducción del gasto político. Eliminación de cargos y organismos duplicados, ideológicos o por cualquier otra razón prescindibles. Cerrar organismos destinados a crear estructuras paralelas al Estado, las televisiones autonómicas, defensores del pueblo, Consejos Consultivos, Agencias Meteorológicas, etcétera.
  2. Fusión de Ayuntamientos y significativa reducción en el número de representantes locales. Reducir al mínimo el número de asesores contratados por las diferentes administraciones públicas potenciando de esta manera la carrera profesional de los empleados públicos.
  3. Las pensiones contributivas estarán exentas en el IRPF, no por doble tributación sino por justicia con quienes han tributado durante toda su vida laboral.
  4. Fin de subvenciones públicas a partidos políticos y sus fundaciones, sindicatos, patronales y organizaciones de proselitismo ideológico. Partidos y sindicatos deben ser sostenidos con las aportaciones de sus afiliados y simpatizantes.
  5. Anteponer las necesidades de España y de los españoles a los intereses de oligarquías, caciques, lobbys u organizaciones supranacionales.

Quiero que mis hijos en el futuro tengan unas pensiones dignas, por lo menos, del mismo porcentaje que nosotros.

 

Por todo lo expuesto, VOX es el único partido que afronta de manera seria y con sentido común, el problema de las pensiones. El resto de partidos deben entender, que primero es el interés de los españoles, antes que el suyo y el de sus partidos.