El esperpento de lo acaecido, el pasado 21 de mayo, en la sesión inaugural de las Cortes de esta nueva legislatura, no es motivo para el optimismo. El avance del social-comunismo-separatismo se hizo patente de forma evidente. La falta de seriedad de cuanto se pudo ver allí al amparo de postulados tales como el  progreso y la evolución de la sociedad española no nos ha mostrado otra cosa que la degeneración y degradación en la que ha caído la clase política. Un abuso palmario del poder por parte de los partidos políticos, de todos ellos, pero especialmente los de la izquierda que se han encomendado el implantar su ideología por encima del interés general y, desde luego la de la libertad del ciudadano, rompiendo la convivencia entre quienes no piensan igual. Vemos, y aún vamos a ver más, como la izquierda sectaria con sus colegas independentistas nos imponen sus dogmas eliminando y subyugando la libertad los demás. Es una consecuencia, sin duda, en parte, de la Ley de Memoria  Histórica, que ha enfrentado de nuevo a los españoles, cuando la mayoría de ellos había superado sus diferencias, excepto aquellos anclados en el odio y el rencor y del que es paradigma nuestro Presidente de Gobierno. España está inmersa en un proceso general de desarraigo moral en el que la convivencia se está deteriorando a pasos agigantados. Describir el desorden de lo acaecido en las Cortes desborda el sentido común  y hace destacar ese dicho de que la realidad supera siempre a la ficción. Grave problema tiene España en manos de estos representantes de la soberanía nacional más cercanos al sainete que a la responsabilidad que se les debía dar por supuesta. Si no fuera porque todo lo visto tiene aspectos de un “deja vu” en nuestra política pasada, cabría pensar en la satisfacción del Sr. Soros y los componentes del club “Bilderberg” por ajustarse todo ello a los planes de ruptura nacional que estos anhelan en aras de ese hipotético gobierno mundial que exigen y desean. Yo no acabo de creerme todo esto dado que de ser así diría muy poco de la inteligencia de los componentes de ese club, al elegir para la ejecución de sus planes a tanto incompetente como los presentes en la política nacional, si bien, en cualquier caso, los resultados se ajustan a sus planes. Pero en fin …”cosas veredes amigo Sancho” nos decía Alonso Quijano.

 

Y es en este estado de incertidumbre y desorden, en el que nos movemos algunos, denominados retrógrados por unos y nostálgicos fuera del tiempo por otros, sin entender que todavía hay españoles - quiero creer cada vez más numerosos - que están comenzando a no dejarse apabullar por todo el adoctrinamiento imperante a través de la educación y los medios de forma manifiestamente ostentosa. Por supuesto que hablo en concreto de la FNFF, una Fundación con vocación histórica, en candelero por ser vanguardia de la defensa de lo que significó el Generalísimo Franco para nuestra Patria y con una devoción y culto a lo que significa la lealtad que no muchos entienden. Lealtad a nuestro pasado reciente, sí, y con profundo respeto desde el raciocinio.

 

Les explicaré o al menos lo intentaré a sabiendas de que para la izquierda sectaria y atea son argumentos no compartidos y para la derecha relativista y acomodaticia fuera de época. ¡Qué le vamos a hacer! “España y yo somos así”  que dijo Antonio Machado. Esto es la FNFF.

 

El respeto al pasado no es solamente añoranza, sino que, es la fuerza que conserva vivas la esencias espirituales de los pueblos que se proyectan hacia el futuro. Es el alma que nos legaron nuestros mayores, la virtud de creencias y costumbres y la definición del ser nacional. Recogemos con orgullo este legado y seguimos con tesón la trayectoria que nos marcan; olvidarlo sería renegar de nuestro antecedente, de lo que somos.

 

La filosofía materialista presente niega nuestro derecho al respeto a nuestro pasado y nos persigue con saña por cuanto tiene de opuesto a la misma. Y aún más podríamos añadir respecto al relativismo moral de una derecha cobarde, insensatez, producto de la ignorancia sobre el valor de la espiritualidad. El respeto a nuestro pasado reciente resulta perfectamente compatible con el progreso al que impulsa y sirve de guía, pero su reciprocidad , el espíritu evolutivo presente debe respetar los valores tradicionales y buscar su apoyo en los valores y principios que conformaron los 40 años de la capitanía del Generalísimo Franco : la catolicidad, el patriotismo, el culto a la familia, el alto concepto del honor y el deber, el sentido de la unidad de la Patria. Todo ello condujo a España hacia una grandeza surgida de la ruina de la guerra y el aislamiento hasta alcanzar metas de justicia social y bienestar insospechadas al acabar la desgraciada guerra civil.

 

Estamos dispuestos a conservar ese respeto al reciente pasado de ser los mejores con extensos horizontes y bases profundas porque nos apoyamos en nuestra mejor historia siendo consecuentes con los compromisos contraídos, manteniéndonos fieles a nuestro ideario y al legado recibido.

 

La persecución, la venganza y el desprecio al que estamos sometidos no nos hacen ni vacilar ni temblar por ser conscientes del desconocimiento que este enemigo persistente tiene del concepto del honor y por estar imbuidos de valores que ellos mismos desconocen.

 

Sí,  lealtad, no exenta de ánimo de victoria y nunca de rendición.

 

“Sangre, sudor y lágrimas” es todo cuanto Winston Churchill pudo ofrecer al pueblo británico cuando todo parecía estar perdido pero su fe ciega en la victoria no le abandonó nunca.

Que Dios ilumine nuestra lucha, nuestro camino recto y de justicia y que no nos desampare para conseguir el respeto de nuestra historia para gloria de España y de sus mártires en beneficio de la libertad y grandeza de España”.