Nos parece muy bien que exija a Torra que condene los actos terroristas de los radicales independentistas, pero no es menos cierto que él está ejerciendo una violencia jurídica con la Ley de la Memoria Histórica y el Decreto- Ley para la exhumación de Franco.

No tendremos una democracia consolidada si desde el ejecutivo se está practicando no una violencia física, sino jurídica.

En esa violencia jurídica, se están violando derechos fundamentales, derecho a la vida, derecho a la intimidad, derecho al respeto de los muertos, respeto a los derechos consolidados.

Además, Pedro Sánchez y Marlaska, que tanto hablan de proporcionalidad de la policía en los gravísimos sucesos de Cataluña, en el caso de la exhumación de Franco, esa proporcionalidad que sería al menos que la familia Franco, pudiera enterrar los restos de Franco, donde fuera su voluntad, han quebrantado a la fuerza, “manu militari” esa proporcionalidad.

No se puede estar predicando una cosa y a continuación  actuar de forma totalmente opuesta.

No se puede uno llenar la boca de democracia consolidada y de estado de derecho, cuando desde las instituciones, poder ejecutivo, se está violentando jurídicamente el estado derecho.

Frivolizar y banalizar con el paraguas es hacer un flaco servicio a España y los españoles.