Nueva película, “Viudas”, y sale una diciendo “nadie cree que tengamos huevos para hacer esto [atracar un banco]” … la ideología-engendro LGTBI anima a las mujeres a delinquir y a hacer crímenes

 

Realmente el feminismo es una mezcla de envidia del pene y de odio a la maternidad, es decir, a lo propiamente femenino. Mientras no se entienda, las críticas no le afectarán. Esas cosas existen desde  los orígenes de la humanidad, como existe la homosexualidad, la prostitución, etc. Pero tradicionalmente han existido como desviaciones marginales y objeto de literatura o de chistes. En la actualidad se han convertido en ideología, a la que, como en el caso del marxismo, resulta difícil oponer una argumentación clara aparte de la observación de sus consecuencias prácticas. Porque se basan en la generalización de hechos parciales, ligados a la propia condición humana. ¿Existe la explotación del hombre por el hombre? Siempre ha existido. ¿Es ella generalizada  e interpretable como explicación de la historia? Obviamente no. Pero aun admitiendo que no se trate de hechos generales sino parciales, el marxismo se presenta a los ojos de muchos como la eliminación de esos hechos parciales, con lo que la sociedad se perfeccionaría al eliminarlos. ¿Puede ocurrir eso? No, la sociedad perfecta del marxismo multiplica los males que dice eliminar.

 

   Con el feminismo ocurre otro tanto. ¿Ha habido abusos de hombres a mujeres? Sin duda (también al contrario, de otra forma) ¿Es ese abuso la norma explicativa de la historia? La idea apenas pasa de estupidez. ¿Va el feminismo a eliminar cosas como la llamada “violencia de género”? Al contrario, la estimula, creando de paso nuevas injusticias, histerizando a muchas mujeres y fomentando la misoginia en el varón.   

 

   El problema básico es que los males son producto de la libertad humana, así como los bienes. Tratar de eliminar radicalmente el mal se traduce en destrucción de la libertad y el aumento de los males. Es una experiencia repetida, y su lógica parte de la negación del pecado original, por expresarlo en términos míticos.