Franco salvó a España de un régimen criminal, salido de elecciones fraudulentas, es decir, de un golpe de estado, y compuesto de totalitarios y separatistas. Un régimen que amenazaba muy seriamente no solo las libertades políticas sino la libertad personal, la integridad nacional y la cultura cristiana. Salvó también a la Iglesia del exterminio y a una monarquía que todos daban por periclitada para siempre después de su vergonzoso autogolpe de 1931. Su régimen, autoritario pero no totalitario, con gran libertad personal y libertades políticas restringidas para comunistas y separatistas, reconstruyó el país brillantemente con las propias fuerzas de España y lo hizo en medio de una delictiva hostilidad de casi todo el resto del mundo, a la que derrotó finalmente; y sin deber nada a la ayuda de Usa, al contrario que los demás países de Europa occidental. El franquismo  desarrolló al país convirtiéndolo en uno de los más prósperos del mundo, con mayor esperanza de vida que el resto de Europa exceptuando a Suecia y alguno más, y los índices de salud social mejores del continente. Los tremendo odios políticos y sociales que habían hecho de la república un caos hasta destruirla, desaparecieron, y por primera vez fue posible pensar en una democracia estable y sin convulsiones, aprobada en referéndum de diciembre de 1976, desde el franquismo y no contra él. Por ello, y gracias a Franco, España es un país libre de deudas políticas, económicas y morales, pues se debe su democracia a sí misma, no a la intervención del ejército useño ni a la ayuda indirecta de Stalin ni al Plan Marshall,  como el resto de Europa occidental. Por todos estos hechos indiscutibles y perfectamente constatables al margen de cualquier propaganda, Franco resalta como el estadista más importante, con mucho, que ha tenido España en bastantes siglos.

   Por lo tanto le deben agradecimiento sin reparos no solo la monarquía y la Iglesia, también la democracia. Y se lo debe Europa entera, primero por haber impedido que el continente se viera encajonado entre dos regímenes soviéticos, en segundo lugar por haber librado de las atrocidades de la guerra mundial a una parte significativa del continente, y finalmente por haber librado a una parte de Europa de la tutela useña, sin duda mucho más favorable y fructífera que la dominación soviética, pero siempre una carga y una deuda que testimonian la decadencia política, militar y cultural europea.  Asimismo los judíos tienen una deuda con Franco, pagada por Israel con la ingratitud de propiciar el aislamiento de España, que de no ser por la previsión y habilidad diplomática del régimen, habría provocado una gran hambruna.

 

   Hoy, unos políticos delincuentes, dirigidos por un falso doctor relacionado familiarmente con la prostitución homosexual y embustero compulsivo, tratan de profanar y ultrajar los restos de Franco. Con ese sujeto ha tomado impulso un nuevo frente popular, compuesto como el de la guerra por partidos de tendencia totalitaria y separatistas. Partidos y políticos que se retratan a sí mismos cuando califican de “víctimas del franquismo” a los torturadores y asesinos de las chekas juzgados y fusilados por sus crímenes después de la guerra, torturadores y asesinos con los que así se identifican y solidarizan. Y  víctimas, en todo caso, de los jefes de aquel frente popular que huyeron llevándose enormes tesoros expoliados al país entero y abandonando a su suerte a aquellos sicarios. Solo personajes de la catadura del falso doctor, auténtico estafador que está en el poder sin pasar por las urnas, pueden planear el ultraje y la profanación a quien libró a España de una peste parecida a la de ellos mismos.

 

   Legalmente, la profanación es imposible, pero la  ley nunca ha preocupado a tales sujetos. Y aquí entra, para empezar, la Iglesia, cuyos dirigentes parecen renegar de quien la salvó directamente del exterminio. El Vaticano ha aprobado lo que llama exhumación de los restos de Franco. Esto es una nueva y tremenda traición después de las perpetradas en vida del estadista, cuando sectores importantes del clero apoyaron a los terroristas de la ETA, a los comunistas y a los separatistas, de los cuales han recibido a su vez la gratitud debida en forma de desprecio, agresiones y ataque permanente.

 

   Pero los profanadores del gobierno se han encontrado con que, de perpetrar su fechoría en el Valle de los Caídos, los restos de Franco irían a la catedral de la Almudena, en el centro mismo de Madrid, cosa inconveniente para ellos. Por lo tanto, después de haber comprobado la debilidad, por llamarla de algún modo, del Vaticano, han acudido al chantaje puro y simple, amenazando a la Iglesia con expropiaciones y castigos económicos si no accede a privar de su último derecho a los familiares del Caudillo, si no colabora en llevar los restos a algún lugar poco accesible, donde fuera más fácil seguir ultrajándolos.

 

  ¿Se doblegará la Iglesia al chantaje? Parece bien claro que tratándose de  Juan Pablo II ni siquiera se les habría ocurrido plantearlo a los profanadores. Pero el papa actual ha demostrado ya varias veces su hispanofobia y  su  ambigua predilección política por regímenes como los de Maduro, Kirchner, Castro, o su claudicación ante el régimen comunista chino, por lo que no sabemos si en este caso duplicará su claudicación con otra aún más grave.

 

  Están ocurriendo cosas gravísimas.  Mucha gente cree que las traiciones morales no tienen importancia práctica. Se equivocan. El apoyo de sectores de la Iglesia a los enemigos de Franco, que también habían sido los exterminadores de la Iglesia, valieron a esta una crisis de  descrédito y retroceso en España, y el mayor desprecio y odio de aquellos a quienes favorecieron. Y  ceder ahora al chantaje o, peor aún, caer en la complicidad con un gobierno delincuente, sería una catástrofe no solo para ella, sino para España entera.