Vox depositó en la cuenta bancaria del Juzgado de lo Penal nº9 de Málaga los 120.000 euros recaudados por la campaña de crowdfunding para el pago de la indemnización que Borja tiene que abonar a las hijas del atracador al que mató tras propinar varios golpes para recuperar un bolso sustraído con violencia a una mujer. El gesto de los dirigentes del partido político de Santiago Abascal y de todos aquellos que han decidido contribuir para ayudar al joven malagueño, que obró noble pero desmesuradamente desde una perspectiva jurídica, dice muchas cosas buenas de la sociedad, pero supone un regalo fiscalmente envenenado para Borja, pues la cantidad obtenida por Vox e ingresada en favor del chico constituye una donación a efectos fiscales, según la Resolución Vinculante de Dirección General de Tributos V2831-13 de 26 de septiembre de 2013, ya que Borja se ha visto favorecido por la obtención de una cantidad de dinero que, aunque se ha destinado al pago de una indemnización, implica jurídicamente un enriquecimiento para el joven.

 

Habría que observar, para el cálculo de la cuota a pagar por Borja debido al Impuesto sobre Donaciones, el artículo 33 del Decreto Legislativo 1/2018, de 19 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones dictadas por la Comunidad Autónoma de Andalucía en materia de tributos cedidos, por vivir Borja en la provincia de Málaga, y el artículo 22 de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

 

Partiendo del caso en el que Vox haya recaudado e ingresado en la cuenta bancaria del Juzgado de lo Penal nº9 de Málaga 120.000 euros, por los primeros 119.757,67, Borja tendría, según el artículo 33 de la norma fiscal andaluza sobre donaciones, una cuota íntegra de 15.606,22 euros, a los que habría que sumar otros 45,32, el 18,70% de los 242,33 euros restantes que hay entre los 119.757,67 de la tarifa y los 120.000 donados. La cantidad total, que asciende a 15.808.55 euros, se multiplicaría después por el coeficiente multiplicador del artículo 22 de la norma fiscal estatal sobre donaciones, que, para este caso, es 2,0000, pues Borja tiene un patrimonio preexistente reducido según lo indicado por los medios y la donación para el malagueño ha sido realizada por un extraño, un sujeto con el que no tiene un vínculo de parentesco, de modo que la cuota tributaria a pagar por Borja debería ascender a 31.697,1 euros.