He de decir que me encantan la mayoría de las opiniones que leo de Luis Alfonso de Borbón. La verdad es que cuanto más le leo más le admiro. 
 
Sólo por defender a su bisabuelo y su obra se merecería el trono de España. 
 
Sin embargo, los que se sientan actualmente en él ni una sola palabra de elogio o apoyo al Caudillo en estos años, ni por lo que está pasando en el Valle ni por nada, cuando si se sientan en ese trono es gracias a Franco que parece que se les ha olvidado. Es una actitud vergonzosa.
 
A mi tampoco me cuesta nada elogiar a Franco y considerarle el mejor gobernante que ha dado España desde Felipe II. Y si eso es ser franquista, si, lo soy, ¿que pasa?.
 
Lo he dicho varias veces y lo repito, la monarquía que quería su bisabuelo era la tradicional. El no quería una restauración liberal lo que el quería era una instauración de una monarquía de tipo tradicional, donde el rey reina y gobierna, porque sabía perfectamente lo que una vez más traería un régimen liberal a España.
 
El actual ''rey emérito'' (no se para que ese título), juró defender no sólo ese tipo de monarquía sino el sistema creado por Franco, cosa que al final no hizo, pues más bien lo que realmente hizo fue ayudar a desmantelarlo totalmente siguiendo todos órdenes de los Estados Unidos. 
 
Sólo se buscaba un cambio en la Jefatura del Estado, nada más. En líneas generales el sistema iba a seguir siendo el mismo. Esa era la verdadera esencia de la llamada ''Transición''. 
Lo que luego se hizo al romper totalmente con ese mismo sistema eso no lo quería el Caudillo. Sin duda podía vislumbrar que gente de su entorno quería esa restauración liberal, pero el, para nada y con toda la razón del mundo, porque es absurdo restaurar un sistema que siempre ha traído más pena que gloria a España. 
 
La verdad es que como monárquico convencido me apena y a la vez me molesta este tipo de monarquía en la que el rey es una simple ''marioneta'' de los partidos políticos, controlados a su vez por la criptocracia.  Aunque en realidad esto no es monarquía, es una corona vacía. De hecho, parece que vivamos en una república.
 
Resumiendo. Ya lo he dicho también varias veces, apuesto por una monarquía cristiana que gobierne y no se deje mangonear pues España necesita, más que nunca, un verdadero Jefe de Estado al frente de la nación, como lo fue por ejemplo el bisabuelo de Luis Alfonso.