Escucho y leo que hay personas que proponen por ahí el frenar la inmigración africana y sustituirla por latinoamericana. Es una de las ideas más absurdas que he oído. ¿Salir de Roma para meterse en Pilatos?. 
 
¿Crear un efecto llamada, esta vez para con América?, ¿sabe esa gente cuantos millones de personas podrían también venir de aquellos lugares, muchos de ellos siendo como son, desgraciadamente, países tercermundistas?. 
 
Latinoamérica, o como la quieran llamar, se independizó en el siglo XIX, ahora son naciones soberanas, luego la gente que nos venga son extranjeros, punto. Les ''tira'' sus respectivos países, como es muy normal, luego no van a venir a levantarnos el nuestro, como se va diciendo también por ahí de forma ingenua (o malintencionada), para pagar nuestra seguridad social y nuestras pensiones, que se les quite esa idea de la cabeza a esa gente porque no es así.
 
Sus respectivas culturas (amalgama de varias, por cierto) puede que sean parecidas a la nuestra por la influencia que ejercimos allí, si, pero no totalmente iguales a la española. ¿Sino para que se independizaron y crearon sus propias naciones si no se sintieran diferentes?. Es que vamos...
 
Pero, ¿queremos traer gente que está fuera de España?, perfecto, recuperemos entonces a esos miles de españoles que se han tenido que ir de este país por no encontrar empleo ni con ello futuro aquí. 
 
Lo he repetido muchas veces, para que la demografía no se vaya totalmente al carajo, no es necesaria para eso la inmigración (y menos masiva), sólo se necesita un buen programa para aumentar la natalidad de los españoles. ¿Cómo?, muy fácil, con una educación ''familiar'' desde los colegios (y los medios de comunicación), ayudándoles, con puestos de trabajo, bien remunerados, con premios de natalidad, con la reducción del coste de la vida, y no con abortos salvajes o con la venta, como churros, de métodos anticonceptivos, por ejemplo. 
 
Todo esto es siempre lo mismo, ''Plan Kalergi'' puro y duro, para mandar a la porra la diversidad racial y cultural establecida en Europa, por ello da igual traer africanos, asiáticos, latinoamericanos o ''marcianos'' con tal de llevar a cabo ese plan. La baja tasa de natalidad, provocada por los mismos que apoyan ese siniestro plan, es, simplemente, un ridículo pretexto.