Debido a que el Parlamento está disuelto con motivo de las recientes elecciones del próximo 10 de noviembre, en su lugar, existe la Comisión de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados, y que para que todo el mundo lo entienda, es una representación del Parlamento pero en pequeño, para que los partidos puedan debatir las situaciones suscitadas y tomar medidas al respecto.

Pues bien, recordemos los hechos.

VOX presenta en tiempo, a través del registro de la Comisión de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados una propuesta para debatir la violencia extrema suscitada estos días en Cataluña en los ataques a la policía por parte de los separatistas catalanes, las lamentables condiciones en las que Mossos y Policía Nacional han realizado allí su trabajo y el grave desorden que existe perpetrado por los separatistas, quizás el tema mas importante en estos momentos para España.

La presidente de esta comisión, la socialista Meritxell Batet, abronca a VOX por sentarse en unos asientos en primera fila que tenían puesto un cartel en el que ponía Ciudadanos, y decidido unilateralmente por ella. Dicha propuesta de asientos nunca fue aceptada por VOX, ni acordada por la Comisión, así que, como el refrán dice, a quién madruga Dios le ayuda, los diputados de VOX madrugaron, y se sentaron en primera fila con todo el derecho del mundo. Macarena Olona recordaba mas tarde, que en la Comisión Permanente los asientos no están asignados, y por tanto, son libres de sentarse donde vean un sitio.

Se inicia la sesión y Macarena Olona como Secretaria General de VOX, solicita la palabra al amparo de los artículos 72.1 y 103 del Reglamento de la Cámara para pedir que se incluya en el orden del día su petición, ya que la presidenta tiene potestad para hacerlo. La socialista Batet, al mas puro estilo chavista o de Maduro y con una falta absoluta de imparcialidad, la expulsa, el resto de Diputados de VOX se levantan y se van con ella, ante el aplauso de todos los partidos políticos incluido Ciudadanos, excepto el PP, que poco después lo califica de “espectáculo pueril” a través de Cayetana Álvarez de Toledo, siendo quizás, peor que haber aplaudido.

En el orden del día solo figuraban tres decretos aprobados por el Consejo de Ministros para ser convalidados y así realizar campaña electoral auspiciada por todos los partidos.

Si a la propuesta presentada por VOX se hubiera sumado otro grupo parlamentario como Ciudadanos o el PP, la presidenta socialista se hubiera visto obligada a debatir sobre el tema, pero ambos partidos por miedo a que VOX les quite votos se negaron, anteponiendo sus intereses a los de España. Enorme traición.

También en vez de aplaudir o hacer lamentables declaraciones, hubieran podido abandonar la comisión en solidaridad con VOX, pero quizás sea mucho pedir a los traidores y cobardes.  

 

Una vez mas, VOX se queda solo en defensa de los policías y de la unidad de España.

VOX demuestra con los hechos, y no con palabras, que es el único partido que existe como oposición verdadera y al que todos los partidos atacan, porque continuamente una y otra vez les deja en evidencia, demostrando así, que el resto de partidos incluyendo muy especialmente a Ciudadanos y al Partido Popular no miran por el interés general, sino por el suyo propio.

Gracias VOX, por no ser políticamente correcto y tener dignidad al no someterte a las políticas socialdemócratas del resto de partidos.