La Asociación Infancia Libre es conocida por estar compuesta por mujeres que, teóricamente, defienden a los hijos menores frente a los abusos y agresiones sexuales de sus padres. La misma asociación tiene vínculos con Unidas Podemos, partido político cuyos dirigentes han pedido asesoramiento en repetidas ocasiones a Infancia Libre.

 

Lo kafkiano es que es, durante las últimas semanas, se ha detenido a tres mujeres que, formando parte de Infancia Libre, utilizaron la misma estrategia para denunciar falsamente a sus respectivas exparejas por abusos sexuales y agresiones sexuales contra sus hijos con la finalidad de obtener la custodia exclusiva. Hay algunas madres más que están siendo investigadas por haber desarrollado las misma actuaciones.

 

Debe decirse que resulta fácil deducir que las componentes de Infancia Libre constituyeron una organización criminal por la que las madres que se incluyen en la asociación, con el asesoramiento de abogados y la intervención de abogados, psicólogos y dirigentes políticos.

 

Es curioso que la Asociación Infancia Libre, que tiene un nombre muy inocente, no tenga otra finalidad que la de arruinar la vida de los padres, aunque ello suponga generar una infancia cautiva para muchos hijos, que teniendo el derecho a mantener vínculos afectivos con sus progenitores siempre que ello resulte beneficioso, han sufrido el desamparo de las instituciones, que no han luchado como es debido contra las denuncias falsas, con las que se han generado muchísimos daños a la sociedad en beneficio de unos pocos que se han disfrutado de la protección de numerosas entidades de interés público.

 

Se necesita reforzar la credibilidad y la transparencia en lo que se refiere al tratamiento de los conflictos intrafamiliares por los poderes públicos, lo cual solo será posible incrementando la contundencia en la lucha contra los delitos de denuncia falsa. Por ese motivo, debe investigarse a la Asociación Infancia Libre, pero también habrá que revisar el funcionamiento de las instituciones en los asuntos vinculados con las denuncias falsas, que deben ser perseguidas en todos sus términos, imponiendo las penas de prisión que establece el artículo 456.1 del Código Penal, para evitar la creación de entramados organizados que puedan tener el objetivo de beneficiarse de ellas sin importar los males que puedan llegar a causar.