En un debate a cuatro, así lo han querido llamar, aunque más bien se haya tratado de una pelea de niñatos en un patio de colegio, hubo una frase que me hizo reír hasta llorar. "No es no Sr. Casado, y si no es sí, es que no".
Gracias Sr. Presidente, agradezco enormemente su aclaración. Es algo que no terminaba de entender. Es decir, que si yo a mi marido le digo que no, pero él entiende que sí, tengo que decirle que usted dice que no es no. ¿Algo así?.
 
Me resulta difícil poder dar forma a lo que le quiero decir. Porque es tan absurdo, es tan ridícula su actuación. Tan carente de sentido común y tan repetitiva, que a mi particularmente me resulta difícil escribir sobre ello. Aún así, voy a intentarlo.
 
Veamos. Efectivamente cuando una mujer dice que no, dando por supuesto que hablamos de sexo, es que no. Pero ¿sabe qué pasa D. Pedro?, que esto ha sido así desde que el hombre es hombre y la mujer, mujer. El problema no está en decir que no o decir que sí. Aquí el verdadero problema que existe es mucho más profundo. Un problema generado y provocado por usted y otros tantos más como usted. Es un problema de educación, que ustedes y sus secuaces podemitas se han empeñado en monopolizar. Se jactan con palabrería fácil y muy atrayente para nuestros adolescentes. Se han erigido en los defensores yihadistas de la femineidad sin el permiso explícito del conjunto de las mujeres, emponzoñando y tergiversando de tal forma este ideal  que ya no es reconocible, y convirtiendo al hombre en culpable sólo por su naturaleza sexual.
No termino de entender que tienen usted y los que le siguen en contra del género masculino, pero es curable, se llama "misandría" y con veinte o treinta sesiones con un psicólogo, puede llegar a ver una salida.
 
En cuanto al Sr. Iglesias, quiero dar respuesta a una afirmación que hizo usted ayer; Doña Cayetana Álvarez no tiene que pedir perdón por defenderse de los ataques de su señora esposa, perdón, compañera sentimental con derecho a roce, más bien debería ser Irene Montero la que se disculpe con ella por afirmar que está a favor de las violaciones, sí Sr. Iglesias, en un ataque de pasión en su debate se le escapó, pero no pasa nada, todo el mundo se equivoca, hasta usted ¿no dijo algo así ayer, en su debate?.
 
Para terminar Sr. Sánchez, le voy a dar pautas para que entienda el significado de esa frase que tanto le gusta usar.
 
NO queremos que negocie con terroristas, ES NO
NO queremos que nos venda a separatistas, ES NO
NO queremos despilfarro del gasto público, ES NO
NO queremos leyes que discriminen por sexo, ES NO
NO queremos que luche contra la corrupción de otros partidos y esconda la del suyo, ES NO
NO queremos efecto llamada en la inmigración, ES NO
No queremos presidentes que mientan impunemente, ES NO
NO le queremos como presidente, ¡NO ES NO!.