La Fundación Nacional Francisco Franco tiene como fin principal de sus actividades la difusión del legado , el pensamiento y  las obras de Francisco Franco. Ardua tarea ya que desde el primer momento de su fallecimiento, hace ya 44 años, su figura - y lo que significó su capitanía para España - ha sido absolutamente tergiversada hasta extremos irreconocibles.

Con sede en Madrid las actividades de la Fundación no se limitan al entorno de la capital sino que a través de Delegaciones a lo largo de toda la geografía nacional traslada el cumplimiento de sus objetivos por toda España. Personas decididas y sin complejos llevan a cabo esta tarea de forma voluntaria y sin ánimo de lucro alguno. Es obvio que estas tareas aún siendo difíciles en todas partes abarcan siquiera una versión casi heroica en determinadas partes de España como las provincias vascongadas y Cataluña. 

El día 10 de enero de este año 2020 se constituyó formalmente la Delegación de la FNFF en Barcelona completándose así la presencia de esta en las cuatro provincias catalanas toda vez que ya existían en Gerona, Lérida y Tarragona. Valga exponer aquí que a nadie le extrañe si digo que estas dificultades no vienen en ningún caso por falta de voluntarios pues a pesar del tiempo transcurrido son muchísimas las personas agradecidas que saben y recuerdan que fue bajo el régimen del Generalísimo Franco cuando Cataluña experimentó la mayor transformación social de su historia. Sí, fue así en toda España entre 1940 y 1975 pero en Cataluña aún más. No me detendré ahora a dar los argumentos consecuentes, tan sólo citar que durante muchos años casi el 50% del presupuesto del INI se invirtió en la industrialización de Cataluña o que en 1975 el 61% de la red asistencial nacional estaba en esta región. Sólo algunos ejemplos entre otros muchos. Franco hizo posible que la laboriosidad catalana y la capacidad emprendedora de sus gentes convirtieran a esta zona de España en el motor económico de España. Y basta ya de falacias respecto a la cacareada inquina contra la cultura catalana en aquellos tiempos. La Literatura y la lengua catalana - una lengua española - siempre encontraron en Franco un claro apoyo. ¿ Será necesario recordar la infinidad de premios literarios en lengua catalana que se crearon en aquellos días o como se conmemoraron los centenarios de Balmes o Verdaguer ? Me temo que es casi inútil insistir en esta idea pues el adoctrinamiento al que han sido sometidos los catalanes, especialmente sus juventudes, es de tal calibre y ha calado tan hondo que  todo argumento en contra es casi luchar contra un imposible.

Hoy la situación política en España es de suma gravedad pues se está muy cerca de la ruptura nacional y de su integridad. La irresponsabilidad del PSOE que por mantenerse en el poder pacta incluso hasta aquella con los enemigos declarados de España y su historia nos lleva a una situación que si es grave en España lo es gravísima en Cataluña sin que nadie le ponga remedio.

Es necesario tener las ideas claras : lo que ha sucedido y sucede en Cataluña no es más que el resultado de un amplio experimento revolucionario/ subversivo de manual. Aquí lo que ha pasado es que una facción reducida de la población , ante la indiferencia inicial de la mayoría de la población, ha perturbado la estructura política y social de esta comunidad autónoma española para derrumbarla y sustituirla por otra que sea favorable a los intereses de quienes manejan hilos de la política internacional. Los dirigentes catalanes , hoy en rebeldía , no son más que títeres de esos intereses transnacionales. Avala esta realidad la presencia notable de activistas extranjeros en Barcelona expertos en guerrilla urbana, especialmente en los altercados habidos últimamente y cuya presencia ha sido obviada por los medios seguramente atendiendo a las mismas presiones.

No es mi intención con estas líneas extenderme en la descripción de lo que acaece políticamente en Cataluña sino mostrar con algunas pinceladas el ambiente en el que se desenvuelve todo aquel que quiera ir contra esta dictadura impuesta por el separatismo e independentismo. Sí, una dictadura en toda regla en la que la libertad para aquellos que se enfrentan directa y abiertamente contra la opresión nacionalista sencillamente no existe. Enfrentarse a la revolución es arriesgarse a todo lo posible.

La inmensa y valiente labor que llevan a cabo somatenes o brigadas de limpieza de forma absolutamente voluntaria es poco conocida en el resto de España. Constituyen el núcleo de una resistencia a la dictadura formal impuesta en Cataluña e ignorada cuando no apoyada en el resto de España por la izquierda sectaria en el poder.

Pues bien , es esta gente la que nos acompañó en la constitución de la Delegación de la FNFF en Barcelona. Gente valiente, decidida, sin complejos y decidida a preservar la unidad nacional. Gente que se siente en soledad y abandonada en gran medida por el relativismo imperante en la sociedad española. Hoy en el año 2020 luchan contra todo a lo que se opuso, luchó y venció Francisco Franco y por eso son la vanguardia de la Fundación. Son los más valientes y un ejemplo para todos.

Nos comprometemos a apoyarles en la medida de nuestras posibilidades y estamos seguros que la mayoría de la población española que en breve bajo el venidero de las políticas sectarias marxistas que se van a imponer en España les va a entender mucho mejor.

Sí , en Barcelona pasamos un día entre valientes.