El líder del Partido Sanchista, PS, Pedro Sánchez (la O de obrero y la E de español se han quedado por el camino) quebrará la seguridad social, si por desgracia sigue en el poder una legislatura más, o lo que pueda aguantar…

          Siento ser tan agorero, pero es lo que hay, y creo es mi obligación advertir a los votantes, para que vayan a votar con la cabeza, y no solo con el corazón.

          Una vaca se puede ordeñar moderadamente, pero no por mucho ordeñar se obtiene más leche. Y lo mismo sucede con los exhaustos contribuyentes españoles.

          Aumentar un veintiséis por ciento el salario mínimo, por ejemplo, ha supuesto la pérdida de doscientos catorce mil empleos, solo en el mes de enero de 2019.

          Cantidad reducida a solo tres mil y pico en el mes de febrero, pero claro, si quieres conocer a un mentiroso, pregunta por un estadístico…

          No se pueden juntar churras con merinas, y no es lo mismo un cotizante a jornada completa que un trabajador a tiempo parcial, o por horas, como tampoco es igual un contrato indefinido que otro temporal.

          Es edad que andamos por los 19 millones de cotizantes, ¿pero cuántos son a tiempo parcial, o autónomos de nueva creación, de los que solo aportan sesenta euros al mes?

          ¿Cuántos cotizantes a solo sesenta euros al mes necesitamos para pagar una pensión modesta, de mil euros, por ejemplo, que por catorce pagas son catorce mil euros al año…?

          Con los datos se pueden hacer todas las combinaciones que se quieran, y digo combinaciones por no decir manipulaciones, y al final parece que los números cuadran, y que todo va bien, pero es mentira.

          El fondo de reserva ha pasado a ser el fondo de insolvencia de la seguridad social, pues no hay reserva alguna, y lo que sí existe es una deuda de más de 30.000 millones de euros, que se dice pronto, con la Hacienda pública.

          Es decir, se adeuda ese dinero al Estado, como única forma de poder pagar las pensiones al día.

          No hay político que se atreva a coger el toro por los cuernos, pues son más de diez millones de votantes, muchos de ellos con sus respectivas esposas o maridos.

          Aquí no hay Churchill alguno, pues no tenemos gobernantes, sino políticos, o más bien politicastros, castuza que solo piensa en solucionarse sus habichuelas, y el que venga detrás, ¡que se joda!

          Así se comportó el impasible Rajoy, fumando puros y leyendo la prensa deportiva, mientras la seguridad social se encaminaba hacia el abismo, sin hacer absolutamente nada…

          Pero lo de Sánchez todavía es peor: es el “capitán” (en su caso, escasamente llega a grumete), que abre vías de agua en el barco, ampliando la cobertura, con fines electorales, a los desempleados de más de 52 años, por ejemplo, concediendo ayudas a troche y moche, realizando subidas totalmente inasumibles por el sistema, que hace aguas por todas partes, repito, y diciendo que va a revalorizar las pensiones igual que el IPC.

           ¿Y por qué no dos puntos por encima del IPC…?

          Al fin y al cabo, son más de diez millones de votos, repito, más sus respectivas esposas o maridos, en su caso. 

          Posiblemente, más de quince millones de votos.

           Y el que venga detrás, que arree. ¡El único problema es que los burros a los que habrá que arrear, será a sus votantes!

          Créanme que sé algo de lo que hablo. Tengo una cierta deformación profesional en materias laborales y de seguridad social, como puede ver cualquier persona que ojee mi curriculum. También he publicado varios libros sobre estas materias, y asistido a decenas de congresos, simposios y reuniones de expertos sobre estas materias en ocasiones como ponente o conferenciante.

          Nadie serio, honrado y decente hace promesas que sabe que no puede cumplir, salve que sea tonto del todo, o un auténtico engañabobos.