¡Todos se están equivocando!
 
Recordar a Beppe Grillo y salvando las distancias, fue lo que de alguna manera me hizo pensar en que Donald Trump ganaría las presidenciales americanas. Era el único que entre mis círculos fue capaz de aventurar que sin duda alguna, el mediático mamarracho según la mayoría de los que me rodean, sería el dueño del mundo. ¿Se equivocó el pueblo?
 
Ucrania ha elegido presidente y lo ha hecho con una mayoría aplastante, decidiendo que a partir de este momento sea un payaso profesional el que esté al frente de La Rada. Zelenski ha ganado las elecciones, sin programa y solo con promesas que en ningún momento ha dicho como va a cumplir. Subidas de sueldos, la paz con el enemigo eterno y hablar de corrupción, han bastado para convencer a casi todos de que era la mejor alternativa. ¿El pueblo se equivoca? ¿O se equivoca Putin?
 
Y así sucesivamente podríamos poner algunos ejemplos de cómo está cambiando el clásico mapa político y como cualquier indigente mental puede ser elegido presidente de cualquier país. Desde el más insignificante, pasando por España y a las pruebas me remito, hasta terminar hablando de los Estados Unidos de América. Y no es que yo piense que Trump, Zelenski, Bolsonaro, Sánchez, Duda, Tsipras, Trudeao o Macron, no deban hacer lo que están haciendo o que piense que todos reúnen pocas capacidades. Solo digo y repetiré hasta cansarme que vivimos tiempos diferentes y que existe un cambio en las políticas globales que están construyendo otro tipo de mundo. 
 
Encuesta y más encuestas, todas equivocadas. Nuestro país está en el principio de un cambio que barrerá a los políticos actuales y pondrá otros de muy diferente perfil. Eso no quiere decir que vayan a cambiar todas las siglas y dejen de existir todos los partidos, pero la irrupción de los que hasta hace meses no existían, una vez comprobado que los experimentos con perroflautas no son válidos, va a generar una situación que hará llorar a muchos, pero reír a más.
 
Estamos a pocos días de comprobar el como todas las encuestas mienten. Estamos a nada de entender que el papel aguanta todo y que el idolatrado gurú de turno que vive de las rentas, está acabado ya que no tiene ni la menor idea de lo que va a pasar, ni recoge ni estudia las muestras que dicen y todo se traduce en una rotunda estafa que trata de indicar al votante el por donde tiene que ir. Estoy completamente convencido de que cuando la gente de izquierdas es capaz de dar cincuenta diputados a un partido que tildan de fascista, el resultado será infinitamente mejor. Estoy convencido de que cuando la derecha tiene en su mente gobernar con Abascal, es porque el partido que representa va a ser el único y claro ganador de las presidenciales españolas. Estoy convencido de que las hordas comunistas  y estrafalarios movimientos radicales e independentistas se han terminado y de que VOX no sacará ciento setenta y seis diputados, pero que formará un gobierno diferente al actual junto con quien él decida, ya que el resultado que obtendrá se irá por encima de los tres dígitos. ¿Se va a equivocar el pueblo?
 
¿En qué me baso? En que me da igual equivocarme, ya que no tengo que rendir cuentas a nadie. Desconozco si Tezanos puede decir lo mismo, pero hace pocos días en la sede de una famosa empresa, me enseñaron una encuesta elaborada con un criterio muy lógico y normal, pagada con dinero privado y que arrojaba datos que en ningún momento coincidían con los que nos cuentan cada día los periódicos.  ¡Mi enhorabuena para Abascal!