El otro día oía al señor Borrell pidiendo ayudas a la Unión Europea para combatir Marruecos a la inmigración que invade Europa. Es que es de chiste.

Pero si ha Marruecos le interesa esa 'invasión' como a todo el mundo árabe para introducir y asentar totalmente la cultura islámica en Europa destruyendo de paso la cristiana, señor Borrell. Nunca han dejado los musulmanes de reclamar de nuevo Al-Ándalus.

Señor Borrell, menos pedir ayudas a la UE para Marruecos para 'combatir' la inmigración y más exigirles que suelten de una puñetera vez el Sahara Occidental que fue atacado ilegalmente y que no les pertenece ni les ha pertenecido jamás.

Sahara Occidental, un territorio creado de la nada por España y encima expulsados de allí de mala manera.

En fin, lo he dicho muchas veces, la cuestión de Gibraltar es de por si un asunto bochornoso pero el tema del Sahara Occidental para mi no se queda atrás.

Malviviendo están los saharauis en tiendas de mala muerte aplastados bajo la tiranía marroquí, tanto que el lugar más parece un 'gran campo de concentración' que otra cosa. Y ningún gobierno español hace nada desde hace años para solucionar el problema, ni apenas se cuenta nada sobre la situación real de sus pobres gentes que están abandonadas a su suerte. Es vergonzoso.
 
Resumiendo. Jamás podrá ser un territorio de Marruecos pues nunca fue marroquí en el pasado. Como ya dije en su momento, la solución por un lado sería o bien una especie de 'autonomía española', con ello tendría la protección de una nación totalmente afín o bien que consigan de una vez la independencia para integrarse como aliados después dentro de una organización en la cual estemos representados todos los países 'iberoamericanos' o, más genérico aún, 'latinos' que os lo que deberíamos haber creado ya hace tiempo para compensar el inmenso poder alglosajón en el mundo e incluso el chino. Todavía estamos a tiempo.