El pasado sábado 6 de julio, discurrió por las calles de Madrid la manifestación anual de los distintos colectivos homosexuales al que, cómo no, también asistieron algunos políticos. Unos lo hicieron por comulgar con la causa y otros, posiblemente, para que no se diga que ellos no apoyan eso que se ha dado en llamar el “género”. Lo digo porque hablando con la gente, los hay que piensan que el “género” tiene que ver con la defensa de los derechos de los homosexuales, otros dicen que el “género” es cuanto tiene que ver con el feminismo y los derechos de las mujeres. Y cómo no, los eclécticos opinan que el “género” son las dos cosas al mismo tiempo. Todos ellos, a su vez, están convencidos sin ningún tipo de duda, que eso del “género” tiene que ver con la libertad.

No sé a ciencia cierta en qué grupo se encuentra Inés Arrimadas, político profesional de Ciudadanos, que cayó en la trampa de acudir a la manifestación, que se hizo selfies muy sonriente, como es ella, pero que tuvo que ser escoltada por miembros de la Policía Nacional al estar dos horas bloqueada soportando insultos y descalificaciones por parte de los asistentes que se encontraban alrededor suyo. ¡Qué soponcio debió pasar la pobre, con la buena intención que llevaba!

Para colmo, Inés Arrimadas, en un alarde de inocencia rayana en la más absoluta de las ignorancias, declaró a los medios que “no hay una sola fiesta por la libertad a la que Ciudadanos vaya a dejar de ir porque algunos les quieren ver fuera”. Dime una cosa, Inés, alma cándida: ¿sinceramente pensabas que era una fiesta por la libertad? Haber preguntado antes, mujer. ¿No sabías que todo este tipo de manifestaciones están controladas por asociaciones, plataformas, observatorios, federaciones, confederaciones, colectivos, agrupaciones, sindicatos, organizaciones, clubes y demás entes subvencionados, todos ellos en poder o bajo la influencia directa de la izquierda más radical que utiliza el “género” como arma política? ¿Tú eres la única que no lo sabía? ¡No me lo creo! ¿A ver si es que te pudo más el deseo de salir en la foto? 

Puede que, como eres mujer, hasta ahora no te hayas apercibido que las manifestaciones del día de la mujer, en la medida en que tiene que ver con lo del “género”, son lo mismo. Dime una cosa: ¿en manos de quién todo el tinglado de asociaciones, plataformas, observatorios, federaciones, confederaciones, colectivos, agrupaciones, sindicatos, organizaciones, clubes y demás entes? Pues, evidentemente, todos ellos en poder o bajo la influencia directa de la izquierda más radical que utiliza el “feminismo” como arma política. ¡No me digas que eres la única que no se había dado cuenta, que tampoco me lo creo!

Ve espabilando, Inés. Tú y todos los que piensan como tú. Todo eso es un trampantojo, una engañifa para bobos bienintencionados, urdida por sinvergüenzas sin escrúpulos que, bajo la excusa de luchar por los derechos de los oprimidos, en realidad buscan alcanzar el poder para imponer su totalitaria ideología política. No diré que te está bien empleado, ni que te lo mereces, sino que “a ver si espabilas”. Todo esto del “género”, del “feminismo”, del “ecologismo”, del “animalismo”, “veganismo”, e incluso del “independentismo”, … ¡Todo es ideología marxista! Si algún día consiguieran los votos necesarios para tener una holgada mayoría absoluta, nos íbamos a enterar de cuánto vale un peine.

Por eso te echaron. Porque si tu partido no comulga con sus ideas totalitarias, no eres de los suyos. Por mucho que estés a favor de la no discriminación de las personas por su orientación sexual. ¡Les importa un higo! No eres de su cuerda. Y por eso te llamaron “fascista”, que es el insulto que nos guardan a quienes no pensamos como ellos. Y todos los que como tú acudieron a la manifestación, son cómplices, unos a conciencia y otros en ignorancia, de estos liberticidas. A ver si espabiláis. Que la LGTBI, el feminismo de género, y todo lo promovido por los marxistas totalitarios, no es Libertad. Detrás, sólo hay opresión.