Estamos asistiendo a un espectáculo bochornoso e indecente de como los diferentes partidos políticos se nutren pescando en un caladero común contaminado para incorporar a sus listas las piezas que pican en las cañas o redes que les tienden.

         Resaltaremos unos cuantos ejemplos de ese caladero común contaminado.

         El partido político Cs, pescó a la que fue Presidenta de las Cortes de Castilla y León, por la formación PP, Silvia Clemente, aunque finalmente esa pieza fue desechada al estar contaminada en un proceso de primarias fraudulentas .

       Cs pescó a la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez y al ex Ministro del PSOE Celestino Corbacho, y al abogado del Estado cesado por el PSOE por mantener la tesis de delito de rebelión en los investigados por el procés.

       Las redes tendidas a Bouzas del PP de Baleares puede que sea una relevante pieza de pesca.

       El PSOE, se nutre del caladero de militantes destacados de la extinta UPyD.

       El partido VOX, se ha cobrado otra pieza del ex Diputado casi vitalicio del PP Ignacio Gil Lázaro.

         El Partido político Podemos, ha pescado una candidata que cumplió condena por asesinato y una jueza sancionada en su día por el CGPJ (Victoria Rosell).

         Los partidos independentistas catalanes, han pescado candidatos encarcelados.

         No importa el pacto antitransfuguismo, ni las puertas giratorias, ni los antecedentes penales. Vale todo, en ese “totum revolutum”.

         Es un mercadeo de bajas y altas lo que demuestra lo rentable que es estar en política donde la dignidad y los principios no existen.

         Si alguno queda descolgado forma su propio partido para enfrentarse al que le dio de comer, caso Errejón.

         Cabe hacerse, una última pregunta ¿Acaso en España no hay otros caladeros no contaminados donde los partidos políticos puedan incluir en sus listas personas no contaminadas?

         Una cosa es tener derecho a evolucionar y otra bien distinta es acoplarse en una formación política para seguir viviendo de la política.