Me gustaría saber de dónde viene CIUDADANOS, y a dónde va, suponiendo que vaya a algún sitio, que no sea la búsqueda desenfrenada y hedonista del poder.

Ideología no tiene ninguna, como no sea la búsqueda de la igualdad total, los vientres de alquiler, considerando a la mujer igual que a una vaca reproductora (es curioso que las feministas no sigan nada), el fomento de la homosexualidad y del lesbianismo, y por consiguiente la destrucción de la familia, y no digo de la familia tradicional, sino de la familia natural: un hombre, una mujer, y uno o varios hijos…

Como su “ideología” la marcan las encuestas, ahora se manifiestan en favor del Orgullo Gay, y el colectivo LGBT, que no son nada tontos, les mandan a hacer puñetas, pues lo único que quieren es arañar votos, y ellos, ellas, y los de sexo fluido, son todos de PODEMOS y “la PSOE”, esa empresa que destruye empleo y riqueza, y solo genera paro y más desigualdad social.

¿Cuál es el objetivo electoral de CIUDADANOS…? Pues el poder, puro y duro, la búsqueda de puestos dónde “colocar” a los suyos. Aliándose con quien haga falta, hasta con el Diablo, si es preciso, pues con la Masonería –dicen- que ya lo están.

¿Qué pintaba el ex Gran Maestre de la Masonería francesa siendo una de las cabezas pensantes de CIUDADANOS…, ahora ya no, por las razones que fueren…?

¿Y qué hace una señora pija, mega pija y super pija, propietaria de más de cien pisos alquilados en Madrid –no quiero pensar que cobrando en dinero negro, como suele ser lo habitual en estos casos-, “preocupándose” por la falta de viviendas en Madrid, y los precios prohibitivos que tienen?

¿De verdad creen ustedes que va a echar piedras sobre su propio tejado…?

En unas comunidades autónomas apoyan al PSOE, en otras al PP, y, si hace falta, apoyarán también a los partidos separatistas, siempre que se les aseguren varias consejerías.

Claro que, al fin y al cabo, quien vota a un partido sin ideología alguna, se merece todo lo que le pase.

Lo malo es que el resultado final vamos a acabar pagándolo todos, y muy duramente por cierto.

Se niegan a sentarse con VOX, salvo para tomar café, pues un café por lo visto se toma con cualquier “impresentable”, pero la mayoría de las personas con las ideas claras cuidamos mucho con quien tomamos café, pues ya se sabe que “dime con quién andas, y te diré como eres”.

Y la mayoría de los dirigentes de CIUDADANOS (los más honrados les han dado con la puerta en las narices; la duda que tengo es si han renunciado también a sus escaños, o se los han quedado, como si fueran suyos, en cuyo caso serían también unos trileros de cuidado) son unos impresentables de tomo y lomo, con los que la mayoría de nosotros nunca tomaría un café.

Solo lo tomaría con doña Inés Arrimadas, y por razones obvias, y es que me pone… (Claro que está casada con un separatista catalán, y ya se sabe que dos que duermen juntos, acaban siendo de la misma opinión).

Pero los demás, incluido Alberto Rivera, y vamos a españolizar su nombre, ahora que ya es un líder nacional, parecen todavía adolescentes que no saben que quieren ser de mayores…

 Se quieren acostar con VOX, como si fuera su querida, pero no se atreven a presentarla en sociedad, como la novia formal y decente que VOX quiere ser, y tiene todo el derecho a ello.