El espíritu cainita que la llamada Transición y subsiguiente partitocracia han instaurado en este sufrido país, antaño afable y generoso, hace que a cualquier hijo de vecino le puedan caer los medios para pringarle en cualquiera que sea el delito de moda en todo momento. La única excepción la ostentan aquellos políticos que aún estén en el poder, o tengan padrinos que lo estén, porque estos pueden eludir la típica "pena de telediario" y hasta evitar pasar por el juzgado mientras no se pongan a tiro de los pobres desgraciados de la oposición que se empeñan en complicarles la vida. Aún más si ni siquiera se empeñan en ello porque no dejan de soñar con futuras coaliciones o apoyos parlamentarios. El caso más emblemático de político al que cada día le cae la del pulpo en las RRSS y en algunos pocos medios hostiles y pese a ello sabe zafarse de penas y responsabilidades es el "okupa cum fraude" Pedro Sánchez, último heredero del aura de John Gotti - The Teflon Don - al que no había manera de enjuiciar hasta que se le enjuició. Y es que en Política como en toda otra actividad, nunca pasa nada malo hasta que pasa. Y, para corroborarlo, leemos en un medio cainita a rabiar - "La Tribuna de España" - que nuestro presidente del Gobierno podría estar implicado en la mayor estafa bancaria de España.        

 Captura_de_pantalla_201-0-0_a_las_20000

Blesa y Zapatero. Caja Madrid y PSOE: la historia de una amistad ventajosa.
 
Parece ser que, cuando Sánchez tan sólo era concejal del Ayuntamiento de Madrid y por ello Consejero de Caja Madrid, habría votado a favor de la fraudulenta y ruinosa adquisición por 927 millones de Euros del City National Bank of Florida. Al ser elegido concejal Sánchez fue nombrado miembro del Pleno de la Corporación y Consejero General de la Asamblea de Caja Madrid. Ese cargo, junto a las irregulares y estratosféricas comisiones cobradas por directivos de Caja Madrid, podrían llevar a Pedro Sánchez a sentarse como imputado por un delito de macroestafa - salvo que el Poder Judicial tan amañado por el bipartidismo PP-PSOE y apoyado por PODEMOS - lo evite con Dios sabe qué argumentos más o menos audaces. Por otra parte, el más que dudoso suicidio de Miguel Blesa - porque en España, cada vez que alguien pone el ventilador a esparcir la mierda, se muere o se suicida - no debiera evitar que la Justicia haga su trabajo en la macroestafa por la venta de preferentes y por el expolio de Fórum Filatélico y AFINSA, las mayores estafas en la historia de Españay siente a los responsables ante un tribunal por llevar a la ruina a cientos de miles de pequeños ahorradores. Un conjunto de abusos que,  como decimos, suponen conjuntamente la mayor estafa bancaria no sólo de España, sino de toda la Unión Europea.

 

 

Pedro Sánchez oculta en su biografía oficial su antigua vinculación con Caja Madrid, entidad de la que formó parte entre 2004 y 2009.  Como miembro de la Asamblea de Caja Madrid (el máximo órgano de gobierno de la entidad bancaria) y según sus propios estatutos, Pedro Sánchez tenía la función de la aprobación de las cuentas anuales, el informe de gestión y la propuesta de aplicación del resultado a los fines propios de la entidad, así como la gestión del Consejo de Administración. También, la de nombrar a los miembros de la Comisión de Retribuciones y Nombramientos, y de la Comisión de Obra Social, y aprobar las retribuciones y remuneraciones de los miembros de los órganos de gobierno.  Cuando Caja Madrid estaba presidida por el "presuntamente suicidado" Miguel Blesa, la entidad desarrolló un simple pero eficaz sistema de conseguir capital de pequeños ahorradores, para luego repartirse gran parte del dinero en forma de comisiones; una estrategia netamente maquiavélica, una macroestafa, que contó con el voto favorable de Sánchez, protegido desde Moncloa por su mentor el entonces presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero. En el caso del actual presidente del gobierno de España no cabe aludir al desconocimiento de lo que se estaba realizando: No en vano Sánchez es Doctor "cum fraude" y tuvo que conocer la falsedad del producto ofertado, consistente en vender "papel" dando a entender a los inversores que se trataba de un producto inversionista. La estafa consistía en ofrecer una rentabilidad mayor que la de muchos productos de renta fija, pero en ningún caso suficiente para justificar asumir riesgos propios de valores de renta variable que, si bien tienen a veces un alto riesgo, ofrecen a cambio la posibilidad de muy altas rentabilidades - algo que, para colmo,este producto no ofrecía. Y, como todos los favores a amiguetes, el voto de Pedro Sánchez - a favor de ambos desfalcos de Caja Madrid, la compra ruinosa del City National Bank of Florida y la operación de "preferentes"- no se produjo a cambio de nada. El Doctor en Economía que, como tal, tuvo que conocer perfectamente los fraudes, obtuvo de Miguel Blesa un préstamo hipotecario de 159.300 Euros en condiciones harto excepcionales, endulzado por una paguita de 1.300 Euros mensuales en concepto de dietas.   

 

El presidente del Gobierno ha intentado exculparse diciendo que "cuando fui elegido concejal, automáticamente me convertí en miembro del Consejo de Administración de Caja Madrid", algo absolutamente falso dado que eran los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de la Capital quienes decidían qué personas se integraban en el máximo órgano gestor de la Caja. Además, no es cierto que fuera obligatorio aceptar tal designación. En caso de que hubiera estado en desacuerdo con la gestión y "los chanchullos" que llevaba a cabo Miguel Blesa, podía haber dimitido o rechazar su designación; al menos eso es lo que hizo su compañero de partido David Lucas, el alcalde socialista de Móstoles. Paralelamente, conviene recordar que 17 directivos cobraron 71 millones de Euros en cuatro años.  Resulta imposible que Pedro Sánchez no fuera conocedor de ello.

"La Tribuna de España" dice estar "en condiciones de sostener que es clara la responsabilidad penal de Pedro Sánchez en ambas estafas llevadas a cabo por Caja Madrid, una responsabilidad por presunto delito de estafa, de falsificación de cuentas anuales y por un delito de administración fraudulenta o desleal" y añade irónicamente que "Como es sobrada y "polémicamente" conocido que Pedro Sánchez no sólo es un brillante economista sino que, además, es Doctor en Economía, el Doctor Sánchez Castejón no puede escudarse en el desconocimiento".

 

UPyD presentó tiempo atrás una denuncia que, como era de esperar, fue archivada y desestimada olímpicamente por la Fiscalía Anticorrupción, por un presunto delito de estafa, de falsificación de cuentas anuales y por un delito de administración fraudulenta o desleal contra los miembros del Comité de Dirección y el Consejo de Administración de Caja Madrid - entre los que se encontraba el Doctor Pedro Sánchez Castejón. Si las elecciones del 28A no le fueran favorables y Sánchez quedara sin la protección de "sus" fiscales y jueces afines, surgiría un nuevo escenario jurídico que, cual Espada de Damocles, tiene  preocupado al PSOE ante el aluvión de querellas que podrían llegarle por parte de clientes preferentistas estafados y de las diferentes asociaciones de perjudicados por la gestión global de Caja Madrid. La España cainita, justificadamente vengativa en este caso, podría darle la vuelta a la tortilla. Estaremos atentos para ver si ocurre.