Tras el derrumbamiento de ese gigantesco cascarón vacío que era y es el PP, muchos simpatizantes y votantes, ahora ya ex votantes, queremos leerles la cartilla, y explicar en público las razones de esa pérdida de confianza, que se han ido ganando a lo largo de los años, con muchas ganas, encima.

 

  1. 1. El alejamiento total de las bases, en la creencia equivocada de que nuestros votos ya estaban seguros… Pues va a ser que no, que el voto es del votante, y no del partido al que anteriormente había votado.

En otras palabras, que no hay votos seguros, y que hay que trabajarlos…

 

  1. 2. La huida de los principios ideológicos. El derecho a la vida, primer derecho, pues sin él no existen todos los demás, para el PP no tenía ningún valor ni importancia, y se ha venido negando, en los siete últimos años, a modificar la infausta ley del aborto de un tal Zapatero, muy conocido en su casa a la hora de comer…, y en Venezuela. ¡Y ya vemos cómo están los pobres hermanos venezolanos!
  2. 3. No derogar la ley de la desmemoria histérica –digo bien-, durante los cuatro años que tuvieron mayoría absoluta.

“Gracias” a esta complicidad de Rajoy con las izquierdas, se ha generado un clima de enfrentamiento guerracivilista, que posiblemente es lo que querían –y quieren- los partidos de izquierdas.

 

  1. 4. Rajoy, y las dos pedorras que le acompañaban en la dirección, abogadas del estado, pero pedorras –creo que no hay incompatibilidad entre lo uno y lo otro- pensaban que a los españoles solo les importaba la economía, pero ya se ha visto que no es así.

Pero es que, encima, nunca había estado tan mal el trabajador como durante el gobierno del PP, con una continua pérdida de derechos laborales, y lo que es peor, sociales…

No se ha querido reformar la Seguridad Social, pese a estar prácticamente en quiebra, pues eso iba a suponer la pérdida de varios millones de votos.

¡Pues para pérdida la actual, que han pasado de más de once millones a menos de ocho en 2016, y ahora escasamente a cuatro millones! Vamos, que de seguir así las cosas, se van a desintegrar en la reciente historia de España, como le sucedió en su día a la UCD.

 

  1. 5. La cobardía ante el problema catalán, aunque el asunto ya viene de lejos, pues Aznar ya decía “hablar catalán en la intimidad”, supongo que con su hierática esposa, defenestrando a Vidal-Cuadras de la dirección del PP catalán, entregando a varios millones de niños a una inmersión obligatoria en catalán en la enseñanza, que más que inmersión fue sumergirles totalmente en el idioma oficial del Principado de Andorra, con 30.000 habitantes, con lo cual se les aseguraba un futuro prometedor…, etc.

Digamos que Rajoy ha sido un cobarde más, de esa derecha cobarde que es el PP.

 

¿Comprenden ustedes porqué me ha sido imposible votar al PP…?

Pero lo que ya me produce desasosiego, por no decir descojono, es la “explicación” de que la culpa de que la gente no vote al PP la tiene VOX.

Y todo ello dicho por un Alférez de Complemento, elevado a General en Jefe, de una troupe que anda más despistada que un pulpo en un garaje.

En fin, con su pan se lo coman, y que les aproveche.

 Como dice el refrán, “Quien no se consuela, es porque no quiere”.