Representantes de Amazon han afirmado que “tras la instauración en Francia de un nuevo impuesto sobre los servicios digitales (...) nos vemos obligados a ajustar las tarifas de nuestras ventas en Amazon.fr”. Se refiere esa declaración a la “Tasa Google”, que se ha aprobado en Francia y que, si Pedro Sánchez repite nombramiento como presidente del Gobierno, se implantará en España.

Parece muy probable que, viendo lo sucedido en Francia, la aprobación de la “Tasa Google” en España suponga más ingresos para el Estado y más gastos para los ciudadanos, que, como usuarios de las compañías que desarrollan actividades tecnológicas, tendrán que sufrir la repercusión de la carga económica del tributo en los precios de Amazon. Sin embargo, eso no parece preocuparle a los miembros del actual Gobierno.

La repercusión económica de la carga de impuestos no sería algo nuevo con la iniciativa de Pedro Sánchez. El Real Decreto-ley 17/2018, de 8 de noviembre, por el que se modifica el Texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, con la teórica intención de abordar la situación de inseguridad jurídica causada por las Sentencias del Tribunal Supremo 1505/2018 y 1670/2018, que afecta al mercado hipotecario en su conjunto, estableció que, en el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados para los préstamos hipotecarios, será sujeto pasivo el adquirente del bien o derecho y, en su defecto, las personas que insten o soliciten los documentos notariales, o aquellos en cuyo interés se expidan y que, cuando se trate de escrituras de préstamo con garantía hipotecaria, se considerará sujeto pasivo al prestamista. Esa reforma normativa no impidió que los ciudadanos siguieran pagando las cantidades del impuesto referentes al impuesto, pues las entidades bancarias repercutieron el coste económico del tributo a sus clientes.

A Pedro Sánchez no le importa que las compañías tecnológicas tengan grandes ingresos y que no tributen por ellos. Lo que le interesa al líder del PSOE es recaudar más, aunque ello suponga un azote para el bolsillo de los ciudadanos.