La inutilidad de unas encuestas realizadas para mayor gloria de quien las encarga tiene su punto álgido en el CIS de Jose Félix Tezanos. Cada uno puede gastarse el dinero en lo que crea más conveniente, en lo que se pueda permitir o incluso en aquellas excentricidades, que sin ser nada del otro mundo, le producen un pequeño placer terrenal. El que partidos políticos de todo tipo y pelaje encarguen encuestas a medios de comunicación afines, para que estos a su vez se lo soliciten a consultoras externas donde además se les insinúa el resultado que debe dar la encuesta, entra dentro de la estrategia de las organizaciones políticas y los fines que persiguen. Las encuestas varían según quien las encarga y quien las realiza, y sobre todo después de eso que conocemos como “la cocina”, donde se les da el toque final por parte de quien paga el encargo.

 

Lo de Centro de Investigaciones Sociológicos o CIS es cosa bien distinta, para empezar porque es un organismo público que pagamos entre todos, pero que está al servicio del partido que gobierna y que utiliza nuestro dinero para mayor gloria de ellos. En España no encontramos ninguna excepción a la utilización del CIS para provecho propio, pero el escándalo y el descaro nunca habían sido de la magnitud como en la actualidad y bajo la presidencia del socialista Tezanos.

 

El gobierno del presidente Sánchez pretende hacernos creer, y para ello utiliza al CIS de forma sistemática, que son el partido con mayor intención de voto, que son la organización que todo español de desea, casi más que el doble de su inmediato perseguidor, que como no podía ser de otra manera, es la organización más cercana a ellos ideológicamente, el partido Ciudadanos, seguido muy de cerca de los comunistas morados de Podemos, a los que sus continuos escándalos, no parecen pasarle una gran factura electoralmente hablando. Al cuarto puesto caería el Partido Popular de Casado y por ultimo estaría VOX, que si bien todos los analistas políticos hablan de más de un 12% en intención de voto, para Tezanos, apenas alcanza el 6%, cosa que encima es de agradecer, pues es la primera vez que reconoce que la organización liderada por Santiago Abascal podría entrar en el parlamento español.

 

Si fueran ciertas las predicciones del CIS de Tezanos, el partido socialista estaría convocando elecciones hoy mismo, cosa que no hace porque sabe que es todo una gran mentira que busca y persigue un doble objetivo, por un lado presionar a independentistas para que presten su apoyo a los presupuestos generales del estado, enviándoles el mensaje de que en caso de no hacerlo, en un futuro igual ya no les necesitarían y que sin ellos, la situación del independentismo es susceptible de empeorar y por otro, nos da a entender que esas mayorías de centro derecha de las que nos hablaban están mal configuradas, al integrar a ciudadanos en un bloque ideológico que no es el correcto.

 

Partido Socialista y Ciudadanos están condenados a entenderse. Ese será el nuevo bloque del que deberíamos estar hablando, con apoyos puntuales de Podemos. El mismo escenario que se acaba de producir en Andalucía, pero con un cambio de actores, Partido Popular por PSOE y VOX por Podemos. Ese es el otro mensaje que nos ha querido enviar Tezanos y que Ciudadanos lleva meses preparando. Todo apunta en esta dirección. Solo que para la organización de Rivera sobra Sánchez, con el que no tiene simpatía personal alguna.

 

Albert Rivera desea ser el Macron de la política española, absorbiéndolo absolutamente todo, ese es el motivo por el cual el Presidente Francés le marca las líneas a Rivera de con quién se puede o no negociar en España. La otra ecuación que debemos despejar es el comportamiento del PP de Casado, que por el momento es el mismo PP de siempre, aquel que facilita la profanación del cuerpo de Franco en el senado y vota favorablemente en Galicia en el sostenimiento de una mentira que nunca se produjo. Si este es el PP renovado de los principios y los valores, no cabe duda de que el Partido Popular sigue siendo un inmenso fraude y que está condenado a integrase en Ciudadanos. Tiempo al tiempo.