Una victoria grande. Una derrota grande para el gobierno socialista de Pedro Sánchez. La guerra sigue, pero la FNFF (David en este caso) sigue ganando batallas a Goliath.

Antes del verano del 2018 dijo Sánchez que lo sacaría. Antes de la Navidad después. Antes de las elecciones y finalmente el 10 de Junio publicado en el BOE en uno de esos "Viernes sociales" de las últimas horas del mandato anterior de Sánchez. Pues Franco sigue en El Valle de los Caídos y así seguirá como mínimo hasta Octubre o Noviembre.

No he de negar que me "llena de orgullo y satisfacción", como diría quién ordenó la inhumación de Franco en El Valle de los Caídos, pero a la vez siento pena por el Gobierno, que aunque no lo quiera me representa. El odio, la venganza y las prisas, le han llevado a que todo un gabinete formado por abogados del Estado, pagados entre otros por mi, sean los que han cometido estos errores y han permitido a unos pocos señores tumbarles sus propósitos. En este caso, me alegro, ¿pero realmente estamos bien representados por este Gobierno?

No es la primera vez en la Historia, que los socialistas actúan con odio. No hay más que repasar la Historia para ver como derrocaron y tiraron por la borda a una República a la que ahora añoran y culpan a Franco de su fracaso.

No es la primera vez que actúan con odio. Para explicar esto harían falta libros y libros y tampoco es la primera vez que sus decisiones prematuras le llevan a grandes derrotas y s no que se estudie como perdieron una Guerra Civil que tenían ganada aquel 18 de Julio de 1936. Quizá fuese por aquello que alguien dijo :"vosotros tenéis todo menos la razón", pero algo tuvo que ver también aquella premuras.

Con todo esto, no me queda más que felicitar a David, la FNFF y su Gabinete jurídico, por el tesón, la cabeza y sus miras de reconciliación en esta guerra en la que ya han ganado varias batallas y es probable que ganen la guerra, como ha quedado claro históricamente en este artículo.