Reconozco que soy racista y, ¿qué coño pasa por serlo? ¿Por qué estar mal pensar así? ¿Valoramos todo lo que hay detrás de un pensamiento negativo sobre gente que viene de otros países o pertenecen a otro tipo de razas humanas?

Ante estas preguntas formuladas las respuestas son múltiples; pero sencillas y encaminadas, todas ellas, hacia un mismo denominador común: “Las personas nos intentamos defender ante aquello que nos molesta, nos perjudica y nos hace retroceder en nuestros progresos y/o consecuciones”.

Está más que comprobado que, en gran parte de los problemas que tenemos en este país intervienen extranjeros recaídos en España por el azar y que no vienen a hacernos crecer como nación, sino a aprovecharse de unos recursos en la mayor medida de lo posible y a engañar a un sistema que no sabe defenderse ante la invasión de moros, sudamericanos…

Porque solo hay ir por la calle, o escuchar un telediario para ver quién interviene en los diversos altercados de índole social que nos sacuden. Y, ni que decir tiene que, la mayoría de los defienden la apertura de las fronteras, saben lo que hacen, y entienden que, con esto, dilapidan a una estructura social ya de por sí muy mermada.

Pero hay razas y razas. Y ahí hay que discernir. Porque los españoles, cuando nos ha tocado emigrar, hemos ido con un contrato bajo el brazo, y para aportar en el país receptor. Y luego, las referencias que tienen de nosotros las personas de los países a los que vamos, pues, son inmejorables. Y lo mismo pasa con algunos extranjeros que provienen de ciertos países donde el esfuerzo y el sacrificio están marcados a fuego. Esas personas vienen a nuestro país a aportar y nos hacen crecer. Pero claro, escasean.

Hay culturas como la musulmana que están acostumbradas a engañar, a liar y aprovecharse del vecino; y eso lo llevan a cualquier ámbito de la vida. Raramente encuentras a alguien decente, y si lo haces, deberías alabar y aplaudir a esa persona, porque ha conseguido escapar de un “avispero” traicionero ya que su personalidad se ha impuesto al sinsentido de los patrones de su cultura padre.

Y mientras nos sacuden de lacra, estos socialistas y podemitas no paran de pronunciar “Papeles para todos y reformas sociales”, llamando a cualquiera a venir aquí y a aprovecharse; porque, total, la política actualmente entendida te llena la barriga a costa de decir lo que sea para ganar votos; aunque machaques, maltrates, destroces a un país por el que hemos de luchar los españoles para la honra de los que dieron su vida por España.