Con esa concisión y clarividencia que - a veces - le caracteriza, el popular comentarista de radio Carlos Herrera decía recientemente que "El problema de España no es Franco, el problema es la izquierda". No creo que muchos de nuestros lectores y amigos discrepen de tan obvia conclusión. Pero para poder asimilar la peligrosidad de tan solapado enemigo de la España bien nacida, no vendría nada mal identificar a los que desde hace años pescan en ese rio revuelto de votantes y clientelismos sobre los que se asienta una izquierda tan trasnochada y visceral como la nuestra. El único problema al respecto es el hecho - discutible y discutido, pero certero - de que la izquierda española, como en su día la italiana o la francesa, ya no es la que hubiera sido si el paso del tiempo no hubiera trastocado su definición sociológica y un gran número de sus antiguas metas e ilusiones. Lo único que no ha cambiado el tiempo es su clásica zafiedad y su premeditada mala leche.

 

Un reciente artículo en "El Correo de Madrid" incidía en ese concreto punto afirmando que en las modernas sociedades europeas, incluida la española, ya sólo existían dos grandes clases de políticos: Los soro-partidarios y los soro-detractores, es decir, aquellos políticos que están o no están al servicio del judío húngaro-americano George Soros. El mismo intrigante que se presentó a visitar a Pedro Sánchez, de noche, con programa secreto y sin que Moncloa haya querido reconocer su presencia nocturna en dicha sede. Un fulano con una poderosísima influencia en el Parlamento Europeo y en otras instituciones de la Unión Europea. Qué ofrecería a Sánchez y a cambio de qué es todavía un gran misterio.

 

Su propia organización - la ONG Open Society Foundations - tiene en lista a nada menos que 226 eurodiputados, siete vicepresidentes y varios jefes de comités y coordinadores. Estas personas son las que mueven las ideas de Soros, como la de inundar Europa de inmigrantes, matrimonios entre personas de igual sexo, la entrada de Ucrania en la UE y la continua detracción y condena de todo lo ruso. En total, 751 miembros del Parlamento Europeo son fieles a Soros, lo que significa que el judío húngaro tiene en sus manos un tercio de todos los escaños europeos.   

 

De los oscuros planes de Soros podríamos escribir horas y no acabaríamos de esbozarlos. En muy pocas palabras, sus partidarios - siempre activos izquierdistas con algunos veletas de otras fuentes - preconizan una invasión masiva de Europa por ilegales islámicos y africanos, con el fin de "colonizar" el continente con una masa inagotable de sirvientes de bajos salarios que, por su triste condición, nunca reclamarán excesivas prebendas. Propone que la UE reciba "millones de inmigrantes de Oriente Medio y Africa del Norte, que se les proporcione €15.000 en beneficios a cada uno de ellos y que sean reasentados en países donde no sean particularmente bienvenidos" con el fin de que no puedan levantar cabeza y se vean forzados a trabajar en condiciones infrahumanas. Esa elucubración y mil ideas más, igualmente estrafalarias permean la ONG de George Soros.   

 

Contra George Soros y su invasión migratoria se ha alzado el húngaro Viktor Orbán - acusando a la UE de estar vendida a Soros - secundado por el llamado Grupo de Visegrado compuesto principalmente por países de la Europa del Este opuestos a la migración islámica. Hungría ha reaccionado y ha hecho reaccionar a otros países europeos. La Universidad fundada por Soros en Budapest acaba de ser expulsada de Hungría y se ha trasladado a Viena. La Comisión Europea de Migración e Interior - que está poniendo a punto una nueva Ley europea para que las cuotas de migrantes sean obligatorias en la UE - sin embargo, sigue muy activa dominada por al menos 30 fieles de Soros trabajando en dicha Comisión. Esas son sus tácticas rastreras y ese es el peligro de la "mafia Soros" para el futuro de la Unión Europea.

 

La llamada "Lista de Soros" - extraída abiertamente de la propia ONG del judio-húngaro - arroja luz sobre la cuestión de qué es lo que mueve a líderes de la UE a legislar en contra de los intereses de los europeos. La respuesta es: Corrupción. Los políticos controlados por Soros bailan a su ritmo y luchan contra los intentos de los líderes nacionales para proteger los intereses de sus pueblos. El pantanoso Parlamento Europeo - donde se sientan representantes de la extrema izquierda y de organizaciones afines a movimientos secesionistas - está presionando a Europa para que se suicide permitiendo que millones de inmigrantes ilegales ingresen al espacio europeo. España no es excepción. No en vano Pedro Sánchez firmó en Marrakesh el pasado diciembre - a espaldas del Congreso y sin informar a los partidos políticos, ni antes ni después de la firma - el Pacto Global Migratorio que permitirá la llegada de 200.000-300.000 inmigrantes ilegales, a los que Sánchez pretende dar papeles y nacionalidad española con derecho a voto (por el PSOE, claro está).

 

Por ello pensamos que es de urgencia y vital importancia que España conozca quiénes son los políticos españoles considerados "confiables" por la propia ONG, según el listado que figura al final del documento de la ONG OPEN SOCIETY FOUNDATIONS de GEORGE SOROS - listado que reproducimos literalmente, como sigue:  

 

· Marina Albiol Guzmán (Esquerda Unida PV)

· Izaskun Bilbao Barandica (PNV)

· Javier Couso Permuy (IU-Podemos)

· Agustín Díaz de Mera (PP)

· Rosa Estarás Ferragut (PP)

· Santiago Fisas Ayxela (PP)

· Iratxe García Pérez (PSOE)

· Eider Gardiazábal Rubial (PSOE)

· Enrique Guerrero Salom (PSOE)

· Sergio Gutiérrez Prieto (PSOE)

· Pablo Iglesias (IU-Podemos)

· Paloma López (IU-Podemos)

· Juan Fernando López Aguilar (PSOE)

· Fernando Maura Barandiarán (Ciudadanos)

· Javier Nart (Ciudadanos)

· Maite Pagazaurtundúa (UPyD)

· Teresa Rodríguez Rubio Vázquez (Podemos)

· Lola Sánchez Caldentey (IU-Podemos)

· Jordi Sebastiá (Compromís)

· Josep María Terricabras (ERC)

· Ramón Tremosa i Balcells (PDE)

· Ernest Urtasun (Iniciativa Per Catalunya-Verds)

· Elena Valenciano Martínez Orozco (PSOE)

· Ángela Vallina (IU)

 
Cualquiera observará que en el listado figuran políticos izquierdistas de IU, PODEMOS y PSOE, junto con algunos socios separatistas, y hasta tres del PP, dos de CIUDADANOS y uno de UPyD.. No entraremos en si el listado es o no es correcto, o si los que en él figuran son o no son partidarios de George Soros, porque escapa a nuestras posibilidades de investigación. Sólo reiteraremos que esos son los nombres que figuran en el listado de la propia ONG que los considera "confiables". Aunque considerar "confiable" a alguien es una simple opinión y no es ningún delito, si alguno de los políticos listados no está conforme le recomendamos que presente la oportuna reclamación a la ONG OPEN SOCIETY FOUNDATIONS. Una observación: En el listado NO HAY NI UN SOLO NOMBRE RELATIVO A "VOX".  Por algo será. Y otra más: La lista quizás debiera ser actualizada, porque, aparte de que "no están todos los que son", faltan algunos de nuestros políticos que se han distinguido por su conducta sorista y hasta han llegado a negociar secretamente con George Soros, lo que los convierte no sólo en "confiables" sino en sus "confiados" lacayos, y el primero de ellos sería sin duda nuestro Presidente "Cum Fraude", PEDRO SANCHEZ.  Pobre España pobre.