El PNV, haciendo gala de la venta pormenorizada de sus votos al mejor postor, solicita, para dar su apoyo a Sánchez, la aprobación del nuevo Estatuto Vasco y más transferencias de funciones.
Es decir, solicita el acercamiento de los asesinos, malnacidos etarras, a prisiones vascas y la plena competencia penitenciaria. Además exigen las competencias de la Seguridad Social.
Como novedad, la creación de un Consejo de Justicia de Euskadi como órgano de gobierno de la Administración de Justicia.

Una nota al margen, el nuevo Estatuto Vasco fue acordado por PNV y Bildu, es decir, nacionalistas disfrazados de demócratas oportunistas y asesinos y simpatizantes de estos, contando con el apoyo de Podemos.
En este estatuto se autorizaría la posibilidad de un referéndum con derecho a decidir y la consideración de Estado tipo confederal con relación bilateral y sin subordinación.

Como no tenemos ya bastante con los borregos catalanes, ahora se suman los vascos y con autorización.

Dicho esto, ¿qué parte no hemos aprendido de la historia reciente que aún no ha terminado de escribirse?. Fueron las negociaciones de PP y PSOE para sumar apoyos, la que nos ha llevado a la situación actual, donde las concesiones a los nacionalistas catalanes, les insufló fuerza para ser borregos con piel de lobo y odio en la misma medida hacia su propia nación, llegando a creerse una realidad paralela y utópica, donde solo caben ellos.

¿De verdad Sr. Sánchez es capaz de volver a vender nuestro país, por un asiento en el Congreso?. ¿De verdad es capaz de escupir a la cara a tantas víctimas de ETA, entre ellos colegas suyos, de su propio partido, por cambiar muebles en el Palacio de La Moncloa?

Al margen de que en mi opinión, a las Elecciones Generales sólo deberían poder presentarse partidos políticos que representen al conjunto de la nación, puesto que lo demás es vender y comprar votos cual mercado... una vez llegados aquí, hay ciertos aspectos de la política que necesitan un consenso nacional y constitucional como son Educación (el más acuciante de todos), Sanidad, Instituciones Penitenciarias, Hacienda Pública... pues bien, un acuerdo que considero de la misma magnitud que los anteriores es no ceder a chantajes nacionalistas por muy disfrazados que estos estén, arrinconar y hacerles vacío en la Cámara Baja y en la Cámara Alta con el fin de no verse tentados a concesiones que a la postre, conllevarán pagos en votos para sus futuros compañeros de partido. Un acuerdo tácito entre partidos nacionales, para respetar nuestra Constitución, no favoreciendo a unas CC.AA. sobre otras. Y sobre todo, un acuerdo donde terroristas y secesionistas golpistas no disfruten de cárceles, al mas puro estilo "Pablo Escobar", donde su reclusión sea la envidia de cualquier fiesta de fin de año.