Generando confusión con la supuesta ayuda a una mujer maltratada física o psicológicamente, con que ese apoyo pueda venir del feminismo, siendo este un movimiento defensor de causas pobres, politizado y siempre radical, es la base y el argumento con el que las que se denominan izquierdas modernas que no socialistas ya que creo que el PSOE poco o nada tiene que ver con estos movimientos Carmenistas que quieren conquistar el alma de las mujeres. ¡Mal! El alma de las mujeres, es el voto en su campaña electoral.
Si nos ponemos a pensar en cualquier aspecto que nos genere un problema en nuestras vidas, entenderemos que la experiencia es un grado a la hora de buscar una solución. Si tengo un coche de la marca Lexus, mi taller será en el peor de los casos el que arregla coches de la marca Toyota. Hace un año me hice una operación de artrodesis de canal y me llené la columna de hierros, pero previamente decidí sobre el pequeño detalle de que fuera el mejor cirujano especialista en esa materia el que me abriera dicho canal y me fui a hablar con Asenjo. ¿Quién maneja mi dinero y me asesora en mis empresas? El mejor fiscalista que puedo pagar. ¿Quién me enseña a defenderme? El mejor profesor en la ciencia exacta de dar ostias o salir corriendo que pueda conocer. ¿Con quién voy a pegar tiros? Con el mando de más rango del lugar en donde me toque ese día. ¡Así siempre estaré protegido!
¿Qué quiero decir con esto? Sencillamente que la experiencia es un grado y que la vida nos enseña a ser mejores, pero también a salir de cualquier agujero en el que nos quieran meter.
Los malos tratos continuados dentro del ámbito doméstico es un delito que está de moda y estoy totalmente de acuerdo en que hay demasiado indigente mental e hijo de la gran puta, frustrado y que no tiene donde caerse muerto además de no tener con él ni para empezar, que se dedica a amargar la vida a su pareja. Esta actividad siempre se realiza en privado y es ahí donde se producen los problemas y las injusticias a la hora de probar este o aquel hecho.
Preguntas que tan normales como, ¿cuánto has adelgazado?, Hace mucho que no te vemos... ¿Todo bien? ¿Por qué no comes? y detalles de ese tipo son muchas veces el arma que tenemos para detectar los malos tratos sufridos por una  mujer, que siempre va a tratar de por lo menos en un principio, esconder lo que para ella implica una vergüenza. ¡Mal!
Imaginemos que nuestra madre, mi hermana o la prima de mi amigo está al momento de suicidarse porque no aguanta más al energúmeno de turno que en la noche y cuando nadie le ve, la propina una paliza detrás de otra y no encuentra otra salida. ¡Caso extremo de maltrato continuado en el ámbito doméstico! ¡No se atreve a denunciar! ¿Qué necesitaría esta mujer? Quizás la respuesta esté en el simple hecho de hablar con alguien que le proponga una solución desde el lado de la experiencia, ¿quién mejor que alguien que ya ha pasado por algo así, para proporcionar una vía de escape?
"A los 19 años me quedé embarazada y mi vida empezó a encaminarse hacia un pozo sin fondo. En aquel momento, yo ya no pasaba mis días entrenando dentro del cuadrilátero. Vivía dentro de las cuerdas del maltrato".
"Mi primer combate lo disputé contra el maltrato del padre de mi primera hija, que a los ocho meses de embarazo, me propinó el golpe que obligó al nacimiento prematuro de mi hija"
No creo que cuando dijo estás palabras, Miriam, la boxeadora de Torrejón de Ardoz fuera una buena gestora. Es más, creo que no tiene ni puta idea de lo que es un presupuesto de un ayuntamiento, a qué nos referimos cuando hablamos de los dineros del capítulo 1, ni sabría lidiar con los concursantes a cualquier obra de más o menos envergadura. ¡Y tampoco creo que lo sepa hoy! Igualmente creo que entonces y aquí me estoy aventurando, tampoco haya leído a Ortega o a Varela, ni la poesía de algún francés borracho del siglo XIX, el teatro de Benavente y que decir realismo ruso de Chejov. Pero, ¿Cuántos lo habéis hecho?
¡Ahora bien! A quien iríamos a contar nuestras penas si fuéramos una chica maltratado por su novio, la esposa anulada por su marido o incluso ese hombre, uno de esos cientos que se suicidan al año y no nos cuentan en La Sexta TV y necesitáramos la voz de la experiencia de alguien que un día se encontró en la misma situación que "nosotras y nosotros". Mi licencia de quitar las interrogaciones, ahora me la tomo.
De número dos a las Elecciones Municipales 2019 por el Partido Popular en Torrejón. Como diríamos los que alguna vez nos hemos partido la cara entre 16 cuerdas: ¡Con dos cojones! Una decisión política admirable, ya que se podría haber solucionado de otra manera para los intereses de quien de verdad lleva una vida en un partido, trabajando día y a día y en busca de un puesto de salida.
Si yo perteneciera a la cúpula popular de Torrejón, habría hecho otra cosa. Miriam "La Reina", una de las mejores púgiles de todos los tiempos estaría tres horas en horario de tarde en un despacho, como cargo de confianza, recibiendo a cualquiera que necesitara de su apoyo. La subiría su sueldo de jardinera, trabajo que tengo entendido hace a la perfección, ya me gustaría a mí saber de ese negociado, y haría una campaña en favor de la mujer maltratada que me daría la mayoría este domingo. ¡Mal!
¡Pues no! Y tengo que decir que es honrado poner en valor a quien se lo merece y es de esta manera que Miriam luce un flamante número 2 en la lista de los populares, quitando o haciendo retroceder una lista muy solicitada. Por tanto, Miriam, esa boxeadora que rehízo su vida después de estar en uno de los hoyos más profundos y difíciles de sortear, será posiblemente la Concejala que se dedicará a las necesidades sociales que nuestra ciudad tiene. ¡No tenía yo este concepto tan altruista de los políticos de mi pueblo! Así que solo me queda decir, ¡Enhorabuena Miriam!