¡Torrejón Innova¡ Este podría ser perfectamente otro de los encabezados de este artículo, ya que una vez más la política de Torrejón de Ardoz salta a todos los medios por una decisión que sin duda marcará el resultado de las elecciones del fin de semana.

Nos quejamos permanentemente de la clase política, generalizando muchas veces sin conocer el verdadero esfuerzo que muchas de las personas que nos representan hacen en el día a día. Y lo mejor de todo es que creemos que nadie entiende nuestros problemas, argumentando que si nos cambiáramos por este socialista o aquel popular, lo haríamos mejor. Es normal pensar que solo nosotros sabemos lo que necesitamos y yendo todavía más allá, somos tan sumamente hipócritas que también conocemos las soluciones a los problemas.  ¿Y si estuviéramos ahí decidiendo por los demás?

En esa línea y destacando en esa carrera de obstáculos están los populares de Torrejón, que ni más ni menos han decidido que la parte importante que no de relleno, a presentar a los comicios del domingo esté representada por la parte independiente de la sociedad civil. ¿Es una buena opción para el pueblo o un simple truco para conseguir más votos? Yo lo tengo muy claro.

Miriam, José Antonio y Juanjo, en ningún orden, ni mejor ni peor pero cada uno con sus peculiaridades, van a formar parte del Grupo Popular de Torrejón de Ardoz en lo que significa un paso vital, para conseguir el acercamiento total y directo en las relaciones con los ciudadanos.

He pensado mucho en esta decisión que ha tomado el Partido Popular de Torrejón de Ardoz  y he tratado de buscar los motivos que algunos de los políticos más consagrados y más votados de la historia de esta ciudad han tenido para desde un punto de vista partidista e interesado, han tenido para quitar tres personas de su entorno y colocar a tres independientes que no se deben a la disciplina de partido.  La verdad es que no los encuentro y me tengo que quitar el sombrero ante una decisión que solo busca mejorar la vida de todos nosotros. ¿No son tan malos nuestros políticos?

José Antonio, Miriam y Juanjo, un tenor, una boxeadora y un policía que pueden perfectamente representar a un fontanero, a un conductor, a un médico y por extensión a cada uno de nosotros. Tres individuos que están en la calle, que viven, lloran y ríen a la vez que  se han tenido que buscar las habichuelas día a día con más problemas de los que muchos de los que están leyendo este texto, gracias a Dios podrían pensar que existen.

Un día forme parte del Partido Socialista y en él mantengo algunos de los mejores amigos que jamás volveré a encontrar, a la vez que descubrí el peor talante personal con el que el ser humano puede convivir.  Me relaciono con los grandes empresarios de este país y me invitan a esos banquetes en los que me siento con la cúpula militar y fuerzas de seguridad, he asistido al funeral de Alfredo y por eso dicen que soy importante,  y lo mejor de todo y lo mejor de todo tengo mi vida totalmente resuelta. ¡Todo gilipolleces! Pero eso si me sirve para explicar, que me da igual quien gane las elecciones, quien forme gobierno y lo que hagan para bien o para mal. Eso es así hasta el punto de que me he negado a formar parte de tres candidaturas de diferente color político en tres emblemáticos pueblos de Madrid, ofertas que solo han generado cachondeo entre quien de mi entorno conoce esta situación. ¿Cómo te pueden llamar de la izquierda, de la derecha y hasta de VOX? ¿No te conocen? Pues quizás si me conozcan y saben que la vida me ha demostrado que los únicos colores que respeto son los blancos del Real Madrid y que en política solo me debo a las personas que conozco y me inspiran la confianza suficiente para saber que lo harán mejor que yo y que esa honestidad que el que me conoce sabe que profeso, ya que es lo único que en realidad tengo, me hace ser lo que soy.

Voy a votar al Partido Popular de Torrejón de Ardoz. Empecé haciéndolo por el conocimiento que tenía de lo que implicaba el socialismo de Torrejón en un época en que aquellos históricos que todos conocemos dieron paso a una gestión familiar que solo movía un dedo por sus interés particulares. Dejé de confiar en cualquier Guillermo Fouce de turno, pensando que ese tipo de nombres y desde el respeto a la persona con la que nunca tuve nada, eran tuercebotas políticos que han dado paso a un candidato contra el que no tengo aún menos problemas  y aun siendo herencia del pasado, merece todos mis respetos y lo mejor que la izquierda nos puede proponer,  pero es ahora cuando estoy más seguro de que los cientos de votos que me he estado llevando durante estos años al color azul, han sido lo mejor que dentro de lo político he podido hacer y en estas elecciones garantizo que serán dos mil.

Juanjo, José Antonio y Miriam merecen mi confianza y mucho más después de hablar con ellos. ¡Si no lo hacía no iba a poder dormir! Y a través de esas conversaciones he podido saber que ninguno tenía vocación política, que todos tienen su vida solucionada y que esta decisión solo es debida a la empatía que demuestran con un pueblo y voy más allá, una nación a la que quieren devolver lo que la vida les ha dado, no sin lucha.

Una de las mejores voces de España, en mi opinión la mejor boxeadora del mundo de todos los tiempos y un policía de la calle, campeón mundial en los artes de correr. Tres personas que han llevado el nombre de Torrejón por toda la Tierra y que vivir entre nosotros implica que nos pueden entender mejor que nadie. Tres amigos que ponen su experiencia a disposición de los torrejoneros en campos tan diferentes como son la cultura, el deporte mezclado con lo social, la lacra del maltrato y el violento machismo, además de la seguridad, a los que hace seis meses nadie les podría haber hecho pensar que van a formar parte de la también historia política de nuestra ciudad.

No sé si el Partido Popular va a obtener los votos suficientes para gobernar sin trabas en Torrejón de Ardoz. Vivimos en un país que tiene su parlamento lleno de terroristas y gente que sería feliz encabezando un golpe de estado armado contra el Estado de Derecho. Formar gobierno a cambio de dinero es fácil, gobernar decreto a decreto con la cuarta parte del hemiciclo es más fácil todavía y un gobierno dividido en una ciudad como Torrejón sería un retroceso que sentiríamos en nuestra propia piel. No tengo nada en contra de Ciudadanos y estoy de acuerdo con muchas de las ideas que la denominada por los podemitas y muchos socialistas, extrema derecha nos propone, pero volver a repartir el voto solo implicaría una lenta transición en la ejecución de las propuestas y mucha apatía, situación que nos haría perder el título de ser uno de los mejores sitios de España para vivir. Nacho, el que espero sea futuro alcalde de Torrejón, no es amigo mío, Juanjo, Miriam y José Antonio tampoco, cuestión que me importa poco para tener claro lo que quiero y como lo quiero.