Se nos fue uno de los últimos grandes jesuitas, un sacerdote que sin duda ha dejado huella, principalmente por inmenso don de poner sus inmensa sapiencia científica al servicio de la fe, tarea siempre necesaria para acercar a mucha gente alejada al buen redil de Cristo.

La ciencia no solo no es incompatible con la fe sino que usada rectamente puede ayudar a acercarnos a Dios, la infinita sabiduría y que trasciende a toda ciencia. Y en ese sentido el P. Carreira hizo un bien inmenso a mucha gente. Muchas personas, especialmente en su proceso de conversión (y luego también) han quedado fascinadas por las enseñanzas del P. Carreira, especialmente a través de los numerosos vídeos que circulan por intenet.

Durante mi paso por la productora católica NSE tuve la oportunidad de conocer al P. Carreira. Me encargaba principalmente de llamarle para concretar cada una de sus asiduas colaboraciones en nuestra radio, incluso tuve la ocasión de entrevistarlo yo mismo alguna vez. Recuerdo que aún siendo una persona muy amable y correcta imponía siempre cierto respeto por su gravedad y su precisión a la hora de expresarse, había que hilar muy fino y hablar con propiedad y conocimiento del tema dentro de las lógicas limitaciones.

Cuando participaba en el programa Con los Ojos de María para Radio Católica Mundial (EWTN) recuerdo perfectamente que después de exponer el tema en la primera media hora, no le gustaba quedarse en la segunda parte, en donde intervenían los oyentes. Un hombre muy grave y profundo que huía del aplauso, que si bien es el pan del artista, no debe buscarlo el hombre de Dios. También lo conocí en persona una vez con motivo de su visita a nuestros estudios de Barcelona. Me acuerdo de su mirada dulce y con paz, impecablemente peinado y de su visible cojera. Tuve la impresión de estar ante un genio, una mente privilegiada.

Ahora como muestra de gratitud, lo mejor que podemos hacer por él es rezar por su eterno descanso.

Les dejo con un vídeo que aunque es un poco largo, les recomiendo ver a trocitos, porque es muy completo y recopila gran parte de sus conocimientos científicos con relación a Dios.