Según lo indicado en www.allaboutcookies.org, las cookies, que son “pequeños archivos de texto y se almacenan en el directorio del navegador de tu ordenador o en las subcarpetas de datos de programa”, se crean “cuando utilizas tu navegador para visitar un sitio web que las utiliza para hacer un seguimiento de tus movimientos por el sitio, ayudarte a indicarte dónde dejaste la navegación, recordar tu inició de sesión y selección de tema, preferencias y otras funciones de personalización”. De ese modo, los prestadores de servicios de la sociedad de la información consiguen recopilar datos sobre los internautas.

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 1 de octubre de 2019 resuelve el asunto C-673/17, que tiene por objeto una petición de decisión prejudicial planteada, con arreglo al artículo 267 TFUE, por el Bundesgerichtshof, que es el Tribunal Supremo de lo Civil y Penal de Alemania, mediante resolución de 5 de octubre de 2017, recibida en el Tribunal de Justicia el día 30 de noviembre de 2017, en el procedimiento entre Bundesverband der Verbraucherzentralen und Verbraucherverbände — Verbraucherzentrale Bundesverband eV y Planet49 GmbH. El día 24 de septiembre de 2013, Planet49 organizó un juego con fines promocionales en el sitio de Internet www.dein-macbook.de. Los internautas que deseaban participar en el juego debían introducir su código postal, tras lo cual accedían a una página web en la que debían introducir su nombre y dirección. Debajo de los campos reservados para facilitar la dirección figuraban dos menciones acompañadas de casillas. La primera mención tenía una casilla que no estaba marcada por defecto, pero la segunda mención, cuya casilla estaba marcada por defecto, tenía el siguiente mensaje: “Presto mi consentimiento para el uso del servicio de análisis de páginas web Remintrex. En consecuencia, el organizador del juego con fines promocionales, [Planet49], instalará cookies una vez me haya registrado para en el juego, lo que le permitirá analizar mi comportamiento de navegación y uso de páginas web de socios publicitarios y enviarme publicidad específica conforme a mis intereses a través de Remitrex. Puedo cancelar las cookies en cualquier momento. Aquí puede obtener más información”.

El Tribunal Supremo de Alemania remitió varias preguntas, entre las que destacaba una referente a la validez, conforme al Derecho de la Unión Europea, del consentimiento para la inserción de las cookies a través de una casilla marcada por defecto. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea terminó contestando que los artículos 2, letra f), y 5, apartado 3, de la Directiva 2002/58/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de julio de 2002, relativa al tratamiento de los datos personales y a la protección de la intimidad en el sector de las comunicaciones electrónicas, conocida xlmo Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas, en su versión modificada por la Directiva 2009/136/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de noviembre de 2009, en relación con el artículo 2, letra h), de la Directiva 95/46/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de octubre de 1995, relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y con los artículos 4, punto 11, y 6, apartado 1, letra a), del Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46, conocido como el Reglamento general de protección de datos, deben interpretarse en el sentido de que el consentimiento al que se hace referencia en estas disposiciones no se presta de manera válida cuando el almacenamiento de información o el acceso a la información ya almacenada en el equipo terminal del usuario de un sitio de Internet a través de cookies se autoriza mediante una casilla marcada por defecto de la que el usuario debe retirar la marca en caso de que no desee prestar su consentimiento.

Ciertamente, son pocas las páginas web que cumplen con la normativa de cookies, pues la gran mayoría permite la instalación de las mismas sin exigir un consentimiento expreso del usuario en la medida en que la continuidad en la navegación se considera un consentimiento suficiente que, siendo tácito, no se ajusta al ordenamiento jurídico. Para lograr la adecuación, se debe obstaculizar la navegación mientras el internauta no proceda a marcar la casilla con la que exprese la aceptación de las cookies, algo que es muy fácil de lograr editando en pocos minutos la página web.