José Félix Tezanos ha publicado en la revista Temas, que el mismo dirige, un artículo titulado "¿Cómo salir de los bloqueos políticos?". En su texto, el actual presidente del CIS afirma que “de nada servirá efectuar manifestaciones personales de rabia y frustración dramatizadas, ni buscar culpables y chivos expiatorios”, siendo “lo único sensato" es concentrar el voto "en aquellos partidos que hoy por hoy pueden gobernar”, añadiendo que “se ha bloqueado al PSOE” mediante el establecimiento de “condiciones imposibles de cumplir o que resultaran gravemente erosivas a corto y medio plazo”. De ese modo, hace un llamamiento a la ciudadanía para recuperar el bipartidismo de manera que se garantice una mayor optimización del apoyo electoral al PSOE, que el próximo día 10 de noviembre sufrirá daños y perjuicios políticos más graves de lo que se está vaticinando por la irrupción de Más País.

 

El CIS ha sido objeto de un proceso de privatización moral a manos del PSOE que se ha visto culminado por la labor de Tezanos, que, manteniendo la naturaleza jurídico-pública del organismo, ha obrado desde el organismo con la intención de orientar al electorado hacia Pedro Sánchez. Puede resultar lógico, pues en las elecciones siempre se juegan entre los partidos políticos muchos de los cargos con los que sus miembros pueden vivir durante la legislatura correspondiente, pero es una aberración que un organismo público como el CIS, que debería obrar con total objetividad e imparcialidad para reflejar las ideas y las opiniones de los ciudadanos, haga todo lo posible para manipular a los votantes en favor de un partido político.

 

Muchos, principalmente desde Unidas Podemos, han pedido ya el cese o la renuncia de Tezanos por su llamamiento para apoyar al PSOE. Razones hay, y muchas, para pensar que el actual presidente del CIS debe dejar su cargo, pues el artículo 1 de la Ley 39/1995, de 19 de diciembre, de Organización del Centro de Investigaciones Sociológicas, establece en su artículo 2 que “El Centro de Investigaciones Sociológicas desarrollará sus funciones de acuerdo con los principios de objetividad y neutralidad en su actuación, de igualdad de acceso a sus datos y de respeto a los derechos de los ciudadanos y al secreto estadístico”, debiendo tener presente que, según el artículo 13.2 del Real Decreto 1214/1997, de 18 de julio, corresponde a la persona que ocupe la Presidencia del CIS “Ostentar con carácter general la representación oficial del organismo, en particular en sus relaciones con organismos análogos, públicos o privados, nacionales o extranjeros”. Sin embargo, Tezanos no será cesado y tampoco será posible ver su renuncia, pues su conducta revela una espectacular sensación de impunidad frente a las consecuencias de los actos que pueda realizar por razón de su cargo, sabiendo perfectamente que él fue nombrado para hacer lo que se está pudiendo observar ahora mismo.