La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 26 de marzo de 2019 estableció algunas pautas para interpretar y aplicar las cláusulas de vencimiento anticipado en las ejecuciones hipotecarias. Aunque las consideraciones de la resolución parecen ser complejas, no resultaba complicado, observando la legislación sobre el derecho de hipoteca, deducir que lo más ajustado a la normativa es declarar la nulidad de la cláusula del vencimiento anticipado procediendo con el sobreseimiento del proceso ejecutivo iniciado por el ejercicio de las facultades del acreedor hipotecario.

 

Ya hay varios juzgados que han procedido con el sobreseimiento de ejecuciones hipotecarias al declarar la nulidad del vencimiento anticipado del contrato de préstamo hipotecario. Concretamente, han obrado en este sentido juzgados de Arona, Hospitalet de Llobregat y de Badajoz.

 

Especialmente interesante es el Auto de 10 de abril del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Badajoz. Esta resolución declara la nulidad la cláusula de vencimiento anticipado porque “no modulaba la gravedad del incumplimiento en función de la duración y cuantía del préstamo, ni permitía al consumidor evitar su aplicación mediante una conducta diligente de reparación, en particular, respecto de la cláusula de vencimiento anticipado que permite la resolución con el incumplimiento de un solo plazo, incluso parcial y respecto de una obligación accesoria, que debe ser reputada como abusiva, dado que no se vincula a parámetros cuantitativa o temporalmente graves, criterio mantenido por la posterior Sentencia del Alto Tribunal de 18 de febrero de 2.016”, señalando además que “atendiendo al contenido de la Sentencia TJUE de 26 de marzo de 2.019, la declaración de nulidad no tiene incidencia en la existencia del contrato, que continúa en vigor ni comporta la anulación del contrato en su totalidad, del mismo modo que los perjuicios que pueden irrogarse al consumidor son tan solo de índole procesal y la ejecutante expresamente ha solicitado la declaración de nulidad de la cláusula abusiva”.

 

Puede decirse que, con la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 26 de marzo de 2019, se ha iniciado un crisis de ejecuciones hipotecarias que, lamentablemente, se iniciaron aprovechando un vencimiento anticipado establecido de forma indebida por las entidades bancarias, que deberían comenzar a aprender que la mejor opción que tienen en el largo plazo para evitar sustos es comportarse adecuadamente con los consumidores, aunque muchos bancos preferirán continuar jugando con fuego al saber que todavía puede ser rentable implantar cláusulas abusivas.