Contra todo pronóstico, el PAR se ha decantado por dar el gobierno de Aragón a la izquierda más radical, encabezada por Podemos, que va a ocupar dos consejerías del Gobierno regional, seguida de la Chunta Aragonesista, con una consejería, e IU que recogerá las migajas, en forma de secretarias generales técnicas, direcciones generales y puestos de consejeros.

El jamón de Jabugo para el PAR consiste en la Vicepresidencia única del gobierno, y la consejería de industria, con las competencias añadidas de turismo y fomento empresarial, es decir la hacienda regional, el dinero que se va a repartir a amiguetes y correligionarios para intentar animar la alicaída actividad económica aragonesa.

Y también una de las dos plazas de Senadores por designación autonómica, esos extraños senadores a los que nadie elige… ¡a pesar de vivir en una supuesta democracia! (Bueno, sí, los eligen los partidos políticos, es decir, son más de lo mismo…).

Ya de por sí es francamente preocupante que sean muy escasas las empresas catalanes que hayan trasladado su sede a Aragón, ante la proximidad territorial, prefiriendo muchas de ellas ubicarse en Valencia o Madrid, como autonomías que seguramente les ofrecen más estabilidad política y económica que Aragón.

El propio motor económico de la región, IBERCAJA, solo se sostiene a base de sangrar a sus clientes a comisiones, clientes de toda la vida que huyen despavoridos ante el maltrato que reciben del único banco aragonés, a excepción de las cajas rurales.

Para nuestro colaborador don Ramiro Grau Morancho, abogado y comentarista político en varios diarios digitales nacionales y regionales (Mediterráneo Digital, El Correo de Madrid, El Diestro, Ebro7, Heraldo de Oregón…), el PAR ha preferido barcos sin honra que honra sin barcos.

El “único” problema es que se va a quedar sin lo uno y sin lo otro, pues los votantes difícilmente olvidarán esta nueva traición a los intereses generales de Aragón.

Con un gobierno de Zaragoza capital en manos del PP, que supone más de la mitad de la población autonómica (700.000 habitantes frente a un total de 1.300.000 personas), Aragón tenía la oportunidad de ser gobernada por gente seria, con las ideas claras, pero “gracias” al PAR vamos a seguir cuatro años más en la inoperancia, viviendo del cuento, del populismo y de la demagogia, y perdiendo puestos en la economía nacional.

Pero eso no les importa a ninguno de los cinco partidos gobernantes, PAR, PSOE, PODEMOS, CHUNTA ARAGONESISTA e IU… Ellos van a lo suyo, a colocar a su gente, como consejeros, directores generales, asesores, personal contratado como altos cargos en las cerca de cuarenta empresas públicas o participadas que tenemos, etc.

En definitiva, todos los males que nos vengan a los aragoneses, subida de impuestos, aumento del paro, etc., se lo deberemos al PAR.

¡Y conviene no olvidarlo!